La policía española detuvo a tres personas acusadas de estrangular a sus víctimas hasta dejarlas inconscientes para después robarles.

Los detenidos, de entre 31 y 36 años, perpetraron al menos 11 asaltos violentos con este método en el centro de Madrid, dijo el martes la policía en un comunicado.

Sus objetivos habituales eran mujeres y turistas extranjeros. Las víctimas denunciaban que eran asaltadas por la espalda y se las estrangulaba hasta la inconsciencia.

Al despertar en el suelo, se percataban de que les habían sustraído sus efectos personales, joyas, teléfonos y cualquier otro objeto de valor.

La policía los acusa de 11 atracos, aunque no descarta que haya más víctimas.