Vaticano: Argentina y Chile conmemoran tratado de paz

Argentina y Chile conmemoraron el martes en el Vaticano los 30 años de la firma del Tratado de Paz y Amistad suscrito en 1984 con la mediación del papa Juan Pablo II que evitó un conflicto armado entre los dos países.

El embajador de Argentina ante la Santa Sede, Eduardo Valdés, y la ministro consejero de la representación diplomática chilena, Patricia Ríos, encabezaron la ceremonia en la casina Pío IV, en los jardines vaticanos.

Además, se ofició una misa en recordación de los 32 años del fallecimiento del cardenal Antonio Samoré, quien intervino directamente en la mediación en representación del pontífice.

Con la firma del Tratado el 29 de noviembre de 1984, ratificado el 2 de mayo del año siguiente ante la presencia de Juan Pablo II, se evitó una guerra en 1978 por unas islas del Canal de Beagle, al sur del Estrecho de Magallanes.

Valdés recordó que el conflicto bélico se veía tan cercano que "el olor a pólvora era insufrible, pero el cardenal Samoré envió en ese momento un mensaje muy importante de que al final del túnel hay una luz pequeña de esperanza".

Destacó también el papel del fallecido cardenal chileno Raúl Silva Henríquez, "protagonista en la defensa de los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-90), a favor del acuerdo entre nuestros dos países".

"Ese tratado, que fue ratificado en Argentina con un plebiscito, fue determinante para que Pinochet convocara otro para sus reformas constitucionales y que al perderlo, se abrió camino a la democracia en Chile", manifestó.

También influyó esa convocación, agregó, en la salida democrática de Uruguay, Paraguay y Brasil.

Patricia Ríos destacó por su parte que el tratado fue "un triunfo de la diplomacia vaticana, que logró abrir un camino de paz y entendimiento de dos países que tenían mucho más cosas que lo unían, que aquellas que los separaban".

Se evitó, dijo, un conflicto que habría dejado heridas profundas y permanentes.

Recordó que las presidentas de Argentina, Cristina Fernández, y de Chile, Michelle Bachelet, "habían celebrado en este mismo lugar en 2009 el 25 aniversario del tratado, a partir del cual hemos construidos tanta historia común y hemos trabajado por la integración".

Las mandatarias habían decidido participar en la celebración del 30 aniversario, pero un problema de salud de la mandataria argentina obligó a la suspensión del encuentro.

La ceremonia había sido fijada para enero último con el papa Francisco, pero Fernández suspendió el viaje al Vaticano debido a una fractura de tobillo.