Termina la mejor racha en la historia de los Hawks

Paul Millsap y sus compañeros de Atlanta trataron de poner buena cara pese a ver cortada la racha de 19 triunfos consecutivos del equipo, que había impuesto un récord.

Después de todo, la derrota sufrida el lunes por Atlanta, 115-100 ante Nueva Orleáns, fue apenas la tercera en los últimos 36 encuentros.

Anthony Davis sumó 29 puntos y 13 rebotes para que Nueva Orleáns consiguiera su sexta victoria en siete compromisos. En esos últimos partidos, los Pelicans han derrotado a equipos fuertes, como Dallas y los Clippers de Los Ángeles.

Ahora descarrilaron a los Hawks.

"Nos queda mucha temporada por delante", dijo Millsap cuando se le pidió que pusiera en perspectiva la racha que terminó. "Diecinueve partidos son algo muy bueno. Perdimos uno, así que estamos en 19-1 y tenemos que reagruparnos... no podemos permitir que a una derrota siga otra".

Davis, quien regresó tras un tirón de ingle que lo marginó de un partido, totalizó 29 puntos y 13 rebotes. Los Pelicans (26-22) se acercaron a un juego de Phoenix (28-22), en la lucha por el octavo puesto de la Conferencia del Oeste. Los Suns cayeron en la jornada por 102-101 ante los Grizzlies de Memphis.

"Simplemente tenemos que seguir haciendo lo mismo", opinó Davis. "En el último par de partidos hemos hecho rebotes, defendido, compartido el balón. No nos importa quién anote y tenemos que continuar así".

Jeff Teague anotó 21 puntos por Atlanta, que sin embargo se vio en desventaja de dos dígitos en el primer periodo y a partir de entonces no pudo igualar siquiera el marcador.

Eric Gordon totalizó 20 unidades por Nueva Orleáns, mientras que Tyreke Evans agregó 15 y empató su mejor cifra de la temporada, con 12 asistencias por cuarta vez en los últimos cinco encuentros.

Millsap acumuló 15 tantos y Kyle Korver sumó 12 por los Hawks, que atinaron apenas siete de 22 triples.

También por Atlanta, el dominicano Al Horford jugó 30:05 minutos, con ocho puntos, nueve rebotes, cuatro asistencias y una falta.

Tras la derrota de Atlanta, los Cavaliers son el equipo más candente de la NBA.

Kyrie Irving aportó 24 puntos, LeBron James añadió 18, además de repartir 11 asistencias, y los Cavaliers de Cleveland pasaron apuros pero enhebraron su undécima victoria consecutiva, al imponerse 97-84 a los 76ers de Filadelfia.

La racha de Cleveland es la más larga que ha montado el equipo desde 2010, cuando ganó 13 duelos consecutivos, un récord de la franquicia. Aquella fue la última temporada de la primera estadía de James con el club.

Los Cavs tuvieron problemas para liquidar a los jóvenes Sixers, que hicieron todo lo posible por seguir en la pelea pero carecieron del poderío suficiente adelante para responder ante Irving y James.

Pese a la buena racha, James advirtió que no hay espacio para la complacencia.

"No hemos hecho nada", comentó el astro. "No hemos ganado nada. Mientras no lo hagamos, no podemos estar satisfechos".

Kevin Love añadió 15 rebotes y Matthew Dellavedova embocó tres triples consecutivos en el cuarto periodo, lo que representó una ayuda crucial para los Cavs.

En otros partidos, los Mavericks de Dallas se impusieron 100-94 a los Timberwolves de Minnesota, con 10 puntos del boricua José Juan Barea; los Nets de Brooklyn superaron 102-100 a los Clippers de Los Ángeles, para salir de una seguidilla de seis derrotas, y el Thunder de Oklahoma City venció 104-97 al Magic de Orlando, con 25 puntos, 14 asistencias y 11 rebotes de Russell Westbrook.

Asimismo, los Hornets de Charlotte derrotaron 92-88 a los Wizards de Washington, y los Bucks de Milwaukee vencieron 82-75 a los Raptors de Toronto.