Hombres armados secuestraron a un arzobispo de la Iglesia católica de Nigeria, el segundo clérigo de mayor rango en esa institución en el país, dijeron el lunes funcionarios nigerianos.

El arzobispo Ignatius Kattey y su esposa Beatrice Kattey fueron raptados el viernes en su casa en la sureña ciudad de Port Harcourt, informó la Iglesia de Nigeria.

La esposa de Kattey fue dejada en libertad horas más tarde, dijo Angela Agabe, portavoz de la policía en el estado de Rivers, quien señaló que se desconocen las razones del secuestro, pero que investigaciones indican que pudiera quedar en libertad muy pronto. Dijo que no se ha exigido una recompensa.

Los secuestros por recompensa son relativamente comunes en Nigeria, tanto de extranjeros como de nigerianos acaudalados. La mayoría quedan en libertad ilesos una vez que los secuestradores reciben el pago, pero personas que se resisten han sido heridas o asesinadas.