Consumidores impulsan estabilidad económica de EEUU

Hay una buena razón por la que la economía de Estados Unidos está impresionando al mundo pese a que en los últimos tres meses de 2014 sufrió una desaceleración: su regularidad.

El sector privado ha estado haciendo contrataciones a tasas deseables en el último año. Los despidos se ubican en niveles mínimos casi históricos. Las ventas de autos son sólidas. Los precios del combustible han caído. Las peleas presupuestales en el Congreso han mermado. Los estadounidenses tienen cada vez más confianza.

Todo eso alimentó un incremento en el gasto del consumidor el trimestre pasado, lo que compensó una menor erogación empresarial causada por una disminución en las perforaciones petroleras y la fragilidad de la economía global.

La economía de Estados Unidos creció a una tasa anual de 2,6%, informó el gobierno el viernes, muy por debajo del impresionante 5% que registró el trimestre previo. Aun así, los consumidores dieron muestra de su optimismo al gastar al ritmo más acelerado en casi nueve años.

"Esto no ha cambiado mi opinión sobre la fuerza y resistencia de la economía de Estados Unidos", dijo Scott Anderson, economista en jefe de Bank of the West. "Casi todos los factores promotores del gasto del consumidor apuntan en la dirección correcta".

Luego de casi seis años de recuperación de la Gran Recesión, el sólido crecimiento económico se ha dado finalmente pese a que muchos hogares siguen pasando apuros por la falta de un colchón financiero. Casi la mitad dice que gasta todos sus ingresos, se endeuda o usa ahorros para cubrir sus gastos, de acuerdo con nuevo análisis de Pew Charitable Trusts.

Además, la apreciación del dólar está mellando las ganancias de las compañías estadounidenses que operan en el extranjero. Y las empresas de energéticos han sido afectadas por la caída en los precios del crudo.

Pero colectivamente, consumidores e inversionistas muestran una renovada fe en la economía.

La Universidad de Michigan dijo el viernes que su índice de opinión descubrió que los consumidores estadounidenses están más confiados de lo que habían estado desde 2004. El mismo día, el gobierno indicó que los salarios y prestaciones han tenido un ligero aumento, una señal de que los continuos avances en el mercado laboral podrían estar haciendo que las empresas paguen un poco más a sus trabajadores.

La mayoría de los indicadores señalan que la economía ha superado un umbral psicológico que ha hecho que las empresas se sientan más cómodas contratando y que los consumidores sean más entusiastas.

"La psicología ha sido un gran factor para la mejoría en el desempeño de Estados Unidos", dijo Carl Tannenbaum, economista en jefe del banco Northern Trust.

El pronóstico general es que la economía del país se expandirá a una sólida tasa de 3% este año, muy por encima del 2,2% anual durante la recuperación. Esto ha hecho que las acciones y los bonos de deuda de Estados Unidos sean atractivos en comparación con los riesgos del prolongado bache en Europa, los decaídos precios del petróleo, la desaceleración china y los problemas de Japón para evitar caer en una recesión.

Y aun así, la economía de Estados Unidos aún tiene margen para seguir expandiéndose. En términos actuales, el ingreso familiar promedio de 54.417 dólares sigue siendo 1.800 dólares más bajo que el nivel de finales de 2007, de acuerdo con Sentier Research. Más de cinco millones de familias deben más en sus hipotecas que el valor de sus casas, de acuerdo con la firma de investigación en bienes raíces CoreLogic.

Como la economía de Estados Unidos se está reconstruyendo sin depender grandemente en hipotecas, tarjetas de crédito y otras deudas, ha evitado las oscilaciones fuertes y los impactos que pueden hacer que una economía caiga en recesión.

"Existe un crecimiento sólido constante", dijo John Canally, jefe de estrategia económica en LPL Financial. "Si tienes una recuperación lenta, no acumulas los excesos que finalmente causan una recesión".

___

El periodista Martin Crutsinger de The Associated Press contribuyó a este despacho.