La Haya ratifica condenas por genocidio a serbios bosnios

Los jueces de apelaciones en el tribunal para crímenes de guerra de la ex Yugoslavia confirmaron el viernes las condenas de genocidio a dos altos jefes serbios bosnios por su papel en la matanza de Srebrenica de 1995, el primer juicio final por ese cargo en este tribunal de la ONU.

Vujadin Popovic y Ljubisa Beara, declarados culpables por el delito más grave en el estatuto de crímenes de guerra, eran altos jefes de seguridad en el ejército serbio bosnio que superó a las fuerzas musulmanas y el contingente reducido de las Naciones Unidas en el enclave de Srebrenica en julio de 1995 y después asesinó a unos 8.000 hombres y niños varones musulmanes, la peor masacre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Una pequeña parte de las declaraciones de culpabilidad a ambos dictadas en 2010 fueron revocadas el viernes, pero el presidente del jurado Patrick Robinson mantuvo la gran mayoría y ratificó sus sentencias a prisión perpetua, las más severas jamás impuestas por esta corte en La Haya. El tribunal de apelaciones también agregó nuevas declaraciones de culpabilidad a ambos por asociación delictuosa para cometer genocidio.

En una decisión de apelaciones prolongada al término del juicio de mayor importancia que haya sido ventilado ante el tribunal, otros dos serbios bosnios vieron ratificadas sus sentencias a 35 y 13 años de prisión, mientras a otro le redujeron un año a su sentencia de 19 años.

Otros dos serbios bosnios fueron declarados culpables en el juicio original. Uno de ellos no apeló y el otro falleció.

En Bosnia, Mirsada Malagic, cuyo marido murió en la masacre, dijo que nada puede compensar su pérdida, pero elogió las declaraciones de culpabilidad por su efecto disuasivo.

"Para satisfacer a otras víctimas y para lograr algún tipo de consuelo interior es positivo, porque por lo menos otros que intenten cometer crímenes como este sabrán que la justicia llegará, tarde o temprano", afirmó.

La única otra persona que fue declarada culpable por el tribunal de la ONU para genocidio es el general Zdravko Tolimir, un asistente clave del general Ratko Mladic, jefe militar serbio bosnio considerado el principal arquitecto de la matanza de Srebrenica. Tomilir también apeló su condena y sentencia a cadena perpetua.

En otro caso, el general Radislav Krstic fue declarado culpable en el 2004 durante una apelación de apoyar el genocidio en Srebrenica.

En la actualidad Mladic está siendo enjuiciado por su papel en las atrocidades durante la guerra bosnia de 1992-95. Su jefe político en tiempos de guerra, Radovan Karadzic, también es sometido a juicio por los mismos cargos.