Lo último sobre la rodilla de CarGo y el tobillo de Cabrera

Dos semanas. Eso es todo lo que falta para la apertura de los entrenamientos de primavera en Grandes Ligas.

Por lo pronto, Carlos González puso a prueba su puntería tirando desde mitad de cancha en un partido de la NBA en Denver. Dentro de su preparación física antes de presentarse a su primera pretemporada con los Medias Rojas, Pablo Sandoval también le tomó el gusto a tirar pelotas de básquetbol desde el centro de una pista, y atinó haciéndolo sentado.

Otro detalle sobre Sandoval: resulta que no fue hasta hace unos días que el nuevo tercera base de Boston vio caer nieve por primera vez.

Se acerca la pretemporada y el aburrimiento en el mundo del béisbol está por acabarse.

Algunos apuntes en lo que queda del receso de invierno:

EL FUTURO DE GONZÁLEZ Y TROY TULOWITZKI EN LOS ROCKIES:

Los más importantes canjes entre noviembre y enero no tuvieron a Colorado de por medio, luego que se señalara a sus dos principales figuras como candidatos a traspasos. ¿Por qué? Nadie se atrevió a que ambos vienen de un 2014 estropeado por lesiones, el primero en la rodilla izquierda y el segundo en la cadera.

En este sentido, los Rockies no hicieron nada trascendental en cuanto a fichajes para reforzarse, después de una temporada en la que perdieron 96 juegos, al contar que recuperar las mejores versiones del combo Tulo-CarGo.

Todo puede cambiar en los próximos meses. Si los Rockies se rezagan en su división, el Oeste de la Liga Nacional, y sus dos estelares no sufren nuevas lesiones, probablemente busquen quitarse de encima sus contratos. Al torpedero Tulowitzki le deben 114 millones de dólares por las seis próximas campañas, mientras que el compromiso pendiente con el venezolano González es de 53 millones por dos temporadas.

Limitado a 70 juegos, González tuvo un 2014 de pesadilla. Antes de poner fin a la temporada al operarse la rodilla a mediados de agosto, el jardinero se sometió en junio a una cirugía para removerle un pequeño tumor en el dedo índice izquierdo. También tuvo que lidiar con el nacimiento prematuro de sus hijas mellizas.

"Fue un año de mucho año de dolor dentro y fuera (del terreno)", dijo González tras participar en una actividad de promoción de los Rockies. "Estoy realmente contento y aliviado que todo está resuelto. Me siento muy bendecido de tener a mi familia y estar sano otra vez".