Comienza en NY juicio por muerte de niño, hace 35 años

El niño Etan Patz "era un hombrecito con un gran corazón" que se moría de ganas de caminar solo hasta la parada del autobús escolar, pero el primer día que lo hizo desapareció, recordó una fiscal el viernes.

La "hermosa vida" del pequeño fue tronchada el mismo día en que conquistó esa prerrogativa en 1979, dijo la fiscal Joan Illuzzi-Orbon en el primer día del juicio a Pedro Hernández, un hombre con retraso mental que trabajaba en un comercio cercano en ese entonces y que muchos años después confesó haber matado al niño.

El alegato inicial de la fiscal evocó una escena de otra era, una época anterior a los teléfonos celulares o computadoras portátiles, donde incluso en la ciudad de Nueva York los niños "jugaban afuera hasta que sus madres los llamaban a la hora de la cena".

"Este es el momento que estamos por evocar, y un crimen que cambió para siempre la faz de esta ciudad, un momento definitorio, la pérdida de la inocencia", dijo la fiscal. "Era la época en que vivía Etan Patz y el momento en que murió Etan Patz".

En la sala estaban el padre del niño, Stan Patz, y la esposa del acusado, Rosemary.

Treinta y cinco años después de la desaparición de Etan, en un caso que configuró la reacción nacional a la desaparición de niños, comienza el juicio a Hernández por secuestro y asesinato.

Hernández surgió como sospechoso en 2012 en base a una pista de su cuñado, quien durante años trató de alertar a las autoridades después que Hernández aludió al crimen en declaraciones a amigos y familiares en los años 80, dijo la fiscal.

La defensa tratará de convencer a los jurados que la confesión es falsa y sugerir que el asesino puede haber sido un abusador de niños condenado en Pennsylvania que fue sospechoso durante años.

Se anticipa que el juicio podrá prolongarse hasta tres meses.