Acreedores advierten a Grecia mantener compromisos

Grecia y sus acreedores de rescate europeos se trenzaron el viernes en una disputa cuando Alemania rechazó enérgicamente las sugerencias de que se le condone parte de sus deudas y advirtió contra cualquier posible "chantaje" por parte de Atenas.

El gobierno griego de izquierda que asumió recién hace cinco días insiste en que cumplirá sus promesas electorales de solicitar una reducción de la deuda que permitió el rescate financiero del país, así como la eliminación de las medidas de austeridad exigidas a cambio de esa ayuda.

Sin embargo el ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schaeuble, advirtió al gobierno griego a no apelar a tácticas radicales para buscar alivio a las deudas. Afirmó en Berlín que se debe cumplir con las reglas y que la confianza y confiabilidad deben ser las bases para nuevas medidas de solidaridad, según la agencia noticiosa DPA. "Para nosotros no hay debate en esto y es más, somos difíciles de chantajear".

"Estamos preparados para ofrecer toda la cooperación y solidaridad", dijo, pero solo si Grecia cumple con sus acuerdos, bajo los cuales recibió 240.000 millones de euros (270.000 millones de dólares) en préstamos de rescate.

Sin los préstamos de naciones europeas y el Fondo Monetario Internacional, Grecia se vería en dificultades extremas para pagar sus deudas y evitar la quiebra.

"La discusión sobre una reducción de la deuda o una conferencia sobre la deuda está divorciada de la realidad", dijo poco antes en Berlín un vocero del Ministerio de Finanzas, Martin Jaeger.

La Oficina Presupuestaria del Parlamento Griego, que formula recomendaciones trimestrales a los legisladores, advirtió que el país enfrenta la mora a menos que concierte un acuerdo con sus acreedores pronto. Las próximas obligaciones de la deuda vencen en marzo.

Las acciones en la bolsa de valores de Atenas cerraron con baja de 1,6% el viernes, con un total del 13% para la semana, mientras la tasa de interés de los bonos a tres años --una medida del riesgo de cese de pagos en el corto plazo-- se catapultó a 19,3%.

En Atenas, el holandés Jeroen Dijsselbloem, que preside las reuniones de los ministros de finanzas de la eurozona, se reunió con altos funcionarios griegos para sondear al nuevo gobierno.

Dijsselbloem admitió que los griegos se han esforzado en los últimos años por reformar su economía y advirtió que las acciones apresuradas por parte del gobierno serán contraproducentes. "Tomar medidas unilaterales o ignorar acuerdos previos no es modo de avanzar", dijo a la prensa en declaraciones después de reunirse el viernes con el ministro de Finanzas Yanis Varoufakis.