Nueve militares curdos mueren en combates en Irak

Un comandante curdo de alto rango y ocho de sus efectivos murieron el viernes en enfrentamientos con extremistas del grupo Estado Islámico en las afueras de la disputada ciudad de Kirkuk, en el norte de Irak, indicaron las autoridades.

Diversas acciones de violencia dejaron 27 muertos en otras partes del país, incluidos un par de atentados con bomba en un concurrido mercado en Bagdad, así como un atacante suicida que hizo estallar un vehículo cargado de explosivos contra un puesto de control de milicianos chiíes progubernamentales en las afueras de una ciudad al norte de la capital iraquí.

Las bajas ocurridas cerca de Kirkuk, una zona rica en petróleo, suponen un severo golpe para los iraquíes curdos, que se han convertido en el primer frente de la lucha contra el grupo Estado Islámico, el cual controla una tercera parte del territorio en Irak y Siria después de su ofensiva relámpago lanzada el año pasado.

Asimismo el viernes, un coche bomba estalló afuera de un hotel vacío y cerrado cerca del cuartel central de la policía de Kirkuk, lo que dejó dos personas heridas.

Tanto los efectivos curdos como las fuerzas de seguridad de la ciudad intentan repeler al EI de Kirkuk, ubicada a unos 290 kilómetros (180 millas) al norte de Bagdad.

Después del atentado con un coche bomba, tres individuos armados tomaron posiciones dentro del hotel, ubicado en el centro de la ciudad, lo cual desató un enfrentamiento con los curdos y la policía.

Imágenes de The Associated Press tomadas en el lugar del combate mostraban a efectivos curdos y policías locales que disparaban hacia el hotel Qassir en Kirkuk y después cuando capturaron el inmueble en una ofensiva. Las autoridades dijeron que todos los agresores armados fueron aniquilados.

El general de brigada Shirko Fatih y ocho efectivos, todos curdos, perdieron la vida horas antes en enfrentamientos al sur de la ciudad cuando extremistas del EI atacaron posiciones de los combatientes peshmerga, dijo el brigadier Jatab Omar.

La misión de asistencia de las Naciones Unidas en Irak (UNAMI por sus siglas en inglés) indicó el viernes que emprendió el traslado de su personal extranjero de Kirkuk a Irbil, la capital de la región autónoma curda en el norte de Irak, debido "al veloz deterioro de la seguridad en la ciudad de Kirkuk".

La UNAMI señaló en un comunicado que la misión también fue obligada a suspender sus actividades y prohibió a sus empleados andar libremente dentro de la región curda, salvo en las ciudades de Irbil, Sileimaniya y Dahuk.

Árabes, curdos y turcomanos viven en Kirkuk y todos reclaman para sus comunidades la zona rica en petróleo. Los curdos desean incorporarla a su región autónoma en el norte de Irak, a lo que se oponen firmemente árabes y turcomanos.

Después de la ofensiva relámpago lanzada por el grupo EI a mediados del año pasado y el derrumbe del ejército iraquí, las fuerzas curdas asumieron el control de la ciudad.

Desde entonces, Kirkuk ha sido blanco de ataques del Estado Islámico, ante la posible intención de los extremistas de capturar los yacimientos petroleros cercanos a la ciudad.

___

Yacoub informó desde Bagdad.