Panameños marchan para exigir alto a la corrupción y castigo

Un par de miles de panameños marchó el jueves para exigir que se castigue una vez por todas a los corruptos y devuelvan los dineros de las arcas públicas, en momentos en que este país centroamericano está inmerso en numerosas investigaciones contra ex funcionarios del gobierno anterior.

Convocados hace días por figuras de la sociedad civil y gremios independientes, los participantes se congregaron desde horas de la tarde en los predios de la Iglesia del Carmen, otrora bastión de las manifestaciones civilistas contra la pasada dictadura militar de Manuel Antonio Noriega, que terminó con la invasión de Estados Unidos de 1989.

Con pancartas con las leyendas de "No a la impunidad" y "Cárcel para los corruptos, caiga quien caiga", los manifestantes caminaron pacíficamente hasta el Parque Porras en el centro de la capital.

Se trata de la segunda manifestación anticorrupción en los últimos meses y que tiene lugar un día después de que el pleno de la Corte Suprema de Justicia admitiese una denuncia contra el ex presidente Ricardo Martinelli y diera luz verde para que se le investigue por su presunta participación en un caso de peculado y corrupción que habría causado perjuicios multimillonarios al Programa de Ayuda Nacional, una entidad social.

Martinelli, quien gobernó entre 2009-2014, reiteró el jueves desde Guatemala su rechazo a esas acusaciones y volvió a denunciar que es víctima de persecución por parte de su sucesor, el mandatario Juan Carlos Varela. El ex gobernante asiste desde el miércoles en la capital guatemalteca a las sesiones ordinarias del Parlamento Centroamericano en calidad de diputado.

Al menos media docena de estrechos ex colaboradores de Martinelli enfrentan investigaciones por corrupción y escuchas telefónicas ilegales. Varios de ellos han sido detenidos preventivamente.

"Venimos a caminar por la justicia, dignidad y contra la impunidad", dijo a The Associated Press Miguel Antonio Bernal, un profesor de derecho de la Universidad de Panamá y activista por los derechos humanos. "Lo que nosotros queremos es muy sencillo: que los que robaron que devuelvan lo robado".

Esmeralda Orobio Yao, una artesana de 51 años, llegó a la marcha con la misma exigencia.

"He venido de corazón para gritarle a los del gobierno anterior que son unos ladrones, que se han quedado con las arcas del estado; que se devuelvan esos dineros y que sus bienes sean confiscados", manifestó.