Lynch más cerca de confirmación como secretaria de Justicia

Los republicanos en el Senado exigieron el jueves cambios radicales en el Departamento de Justicia en la segunda y última audiencia de confirmación de Loretta Lynch, la candidata nominada por el presidente Barack Obama como secretaria de Justicia.

"La cuestión, tanto para mí como para muchos legisladores, es si la señorita Lynch está comprometida a orientar el Departamento de Justicia en una nueva dirección", afirmó el republicano Charles Grassley, presidente del Comité de Asuntos Jurídicos del Senado, al abrir el segundo día de audiencias de confirmación.

"Ella es claramente una abogada hábil y competente", agregó, aunque se quejó de que las respuestas de la candidata en el primer día de sesiones el miércoles fueron "indirectas". Grassley dijo que le formulará más preguntas por escrito.

Lynch no debía comparecer en el segundo y último día de las audiencias, dedicado a recabar testimonios de testigos, varios de los cuales fueron citados por los republicanos para ampliar sus críticas a Obama y al actual secretario de Justicia, Eric Holder, a quien acusan de no haber cooperado con el Congreso.

El jueves debían declarar el abogado Jonathan Turley, que ha acusado al gobierno de Obama de excederse en sus prerrogativas, y Catherine Engelbrecht, quien dice haber sido sometida a una auditoría del Servicio de Rentas Internas por dirigir un grupo conservador.

Los demócratas de la comisión criticaron la posición de los republicanos. "Barack Obama no es el candidato. Eric Holder no es el candidato", dijo el jueves el senador Patrick Leahy, el demócrata de mayor rango en la comisión.

En su presentación del miércoles, Lynch prometió actuar independientemente de Obama y trabajar con el Congreso, de mayoría republicana. A la vez, manifestó su apoyo a algunas políticas del gobierno, incluso la protección de millones de inmigrantes que están en el país sin autorización.

Pero también insinuó una diferencia con Holder.

"Si me confirman como secretaria de Justicia, seré yo misma. Seré Loretta Lynch", enfatizó, cuando se le preguntó cómo podía garantizar que haría las cosas de manera diferente.

Frente a los republicanos, escépticos pero mayormente cordiales, Lynch respondió preguntas sobre terrorismo, drogas y espionaje. Incluso el ocasional enfrentamiento en torno a la inmigración no pareció obstáculo para impedir sus posibilidades de confirmación.

De ser aprobada por la comisión y confirmada por el pleno del Senado, Lynch asumirá como la primera mujer negra en el cargo. Ha sido la principal fiscal federal de zonas de la Ciudad de Nueva York y Long Island desde 2012.

Pese a que Lindsey Graham le dijo a Lynch que había respondido con soltura una pregunta sobre seguridad nacional, otros republicanos, entre ellos Ted Cruz y David Vitter, manifestaron oposición a la confirmación de la nominada.