Pianista Jason Moran al Grammy con homenaje a Waller

Para su último álbum, el pianista Jason Moran se dio a la tarea de traer a una leyenda del jazz de Harlem de vuelta a la escena del siglo XXI. Superó las expectativas y consiguió su primera nominación al Grammy con su homenaje poco convencional al cantante, pianista y compositor Fats Waller.

Moran dice que estaba "estupefacto y eufórico" cuando su noveno disco bajo el sello Blue Note, "All Rise: A Joyful Elegy for Fats Waller", fue postulado a mejor álbum de jazz instrumental, colocándolo en compañía de pianistas como Chick Corea y Fred Hersch, entre otros.

"Quise ver su música con el espíritu con el que pensé que él tocaba", dijo Moran en una entrevista telefónica desde su apartamento en Harlem. "Él tocaba para la gente, y también fue un comentarista sobre la nación, especialmente durante la Gran Depresión".

Aunque respetando la tradición, Moran deconstruyó y remodeló clásicos de Waller como "Ain't Misbehavin" y "Honeysuckle Rose", agregándoles sonidos de hip hop, R&B, afrobeat, funk y otras influencias modernas. Contó con el apoyo de la cantante y compositora Meshell Ndegeocello, quien coprodujo el álbum e interpretó libremente las letras de Waller en varias piezas.

La idea del álbum nació en 2011 de un encargo del centro para las artes escénicas Harlem Stage Gatehouse para un concierto en honor a Waller. La esposa de Moran, la cantante Alicia Hall Moran, le sugirió que hiciera una versión actualizada de las fiestas de Harlem en las que Waller ponía a todo mundo a bailar.

Moran, de 39 años, un "genio" MacArthur 2010 que recientemente compuso la banda sonora del filme "Selma", sintió que algo faltaba en la escena del jazz moderno, donde el público escucha atentamente sin dejar sus asientos.

"Como músico profesional que alega tocar jazz, nunca toqué para un público que bailara. ... Esa fue mi meta. ¿Puedo hacer música que la gente quiera bailar?".

Moran reclutó a Ndegeocello, una mezcladora de géneros que trajo a la mesa una gran energía y la capacidad de mover la música en distintas direcciones.

Para "All Rise", Ndegeocello trajo al baterista Charles Haynes (Lady Gaga, Kanye West) y al ingeniero Bob Power, quien trabajó en las influyentes grabaciones de hip hop y R&B de A Tribe Called Quest, The Roots y De La Soul.

"Pensé que definitivamente ibe a ser un detrimento que este proyecto sonara sólo como una grabación de jazz", dijo Ndegeocello. "Fue maravilloso trabajar con una pianista tan consumado y virtuoso como Jason ... quien tomó estas grandes canciones y creó algo diferente con ellas".

En "Ain't Misbehavin'" la voz sensual de Ndegeocello flota sobre un ritmo funky del Fender Rhodes de Moran, mientras "Ain't Nobody's Business" se transforma en un jam lento.

Dos temas incluyen al trío de Moran Bandwagon, con el baterista Nasheet Waits y el bajista Tarus Mateen, quienes tienen una química especial tras haber tocado juntos por 15 años. Moran muestra su virtuosismo en el solo "Handful of Keys", un homenaje al legado de Waller como pianista con un toque moderno de su estilo de Harlem.

La 57a entrega anual de los premios Grammy se transmitirá en vivo el 8 de febrero desde el Staples Center en Los Ángeles.

___

En Internet:

http://www.jasonmoran.com/

___

Charles J. Gans en Twitter: www.twitter.com/chjgans