Una rehén del asedio en Sydney murió por bala de policía

Una rehén que murió durante un asedio a una cafetería en el centro de Sydney murió al ser alcanzada por fragmentos de una bala disparada por el arma de un policía cuando las autoridades asaltaron el lugar para poner fin a las 16 horas de sitio, dijo el jueves un abogado ante un tribunal.

Katrina Dawson, una abogada de 38 años que estaba entre las 18 personas retenidas el mes pasado por un hombre armado, murió tras recibir el impacto de seis fragmentos de una bala de la policía que rebotó en una superficie dura, indicó Jeremy Gormly, un abogado que asiste al forense en el caso, ante un tribunal forense de Glebe. Un fragmento golpeó un importante vaso sanguíneo y la abogada pronto quedó inconsciente, señaló.

Otro rehén, el encargado del café Tori Johnson, de 34 años, murió después de que el agresor, Man Horan Monis, le obligara a arrodillarse en el suelo y les disparase en la parte posterior de la cabeza con una escopeta recortada, dijo Gormly. Se cree que murió en el acto. Un francotirador de la policía vio el asesinato de Johnson, lo que llevó a la policía a intervenir, indicó el abogado.

Los detalles sobre las muertes de Dawson y Johnson se conocieron en el primer día de la investigación sobre el ataque del mes pasado a la cafetería Lindt. Monis, un hombre de 50 años nacido en Irán, que se consideraba clérigo y tenía un largo historial delictivo, tomó como rehenes a clientes y empleados del establecimiento y les obligó a transmitir sus demandas en una serie de videos subidos a Internet. Entre sus peticiones estaban que se le permitiera hablar con el primer ministro y que se le enviara una bandera del grupo miliciano Estado Islámico.

El asedio terminó cuando la policía asaltó la cafetería abriendo fuego para liberar a los rehenes. Monis murió, al igual que Daswon y Johnson.

Hasta ahora, las autoridades habían declinado detallar si los prisioneros habían muertos a manos de Monis o se habían visto atrapados en el fuego cruzado de la policía. La investigación forense, un proceso similar al de un tribunal que se celebra tras muertes poco habituales en Australia, pretende determinar cómo se produjeron las tres muertes y si podía haberse evitado la tragedia.

En su declaración inicial, Gormly advirtió que la reconstrucción de hechos que ofrecía era preliminar, basada en su interpretación de las pruebas que había visto por ahora. El forense hará una declaración final sobre cómo murieron Monis y los rehenes.

___

El periodista de la Associated Press Rod McGuirk en Canberra, Australia, contribuyó a este despacho.