Discrepancia en Nevada sobre inmigración al más alto nivel

El gobernador Brian Sandoval dijo el miércoles que no cree que jurídicamente pueda anular la impugnación de su estado a una orden que protegería de la deportación a más inmigrantes, pero señaló que planea hablar con el fiscal general Adam Laxalt al respecto en los próximos días.

Sandoval hizo el comentario el miércoles en un acontecimiento no relacionado en Carson City que se realizó justo antes de que una coalición de grupos liberales hiciera una manifestación en la oficina de Laxalt en Las Vegas. Aunque Sandoval no dio su aprobación para que Nevada se uniera a la demanda, la cual incluye a otros 25 estados como demandantes, no es inusual que un fiscal general presente querellas por su cuenta.

Críticos dijeron que Sandoval debió haber hecho más para frenar a Laxalt, un compañero republicano a quien respaldó en la elección pasada, especialmente en un asunto tan polémico.

"Él es el gobernador; no puede actuar como si no tuviera control sobre nada", dijo Laura Martin, vocera de Progressive Leadership Alliance of Nevada, uno de los grupos participantes en la protesta. "Deje de estar distante y sea un gobernador", exclamó.

Laxalt anunció el lunes que Nevada impugnaría la orden del presidente Barack Obama de proteger a millones de personas de la deportación y permitirles solicitar permisos de empleo. Obama promovió la medida en una escuela secundaria de Las Vegas en noviembre.

El fiscal general admitió que el sistema de inmigración es inoperante y necesita arreglo, pero argumentó que el presidente lo estaba haciendo ilegalmente.

"El presidente no puede eludir a los representantes elegidos por el pueblo que están en el Congreso únicamente porque no aprueban las leyes que él quiere, ni puede simplemente reescribir la ley bajo la apariencia de 'aplicación selectiva''', dijo Laxalt. Obama se ha defendido señalando a sus predecesores demócratas y republicanos y diciendo que los presidentes "ejercen todo el tiempo la aplicación selectiva" de la ley.

Lo más intrigante del caso es que aunque ambos funcionarios estatales son republicanos y Sandoval apoyó la postulación de Laxalt a la fiscalía general del estado, sus posturas sobre inmigración divergen.

"Es una cuestión más interesante políticamente que legalmente", dijo Michael Kagan, un profesor asociado de la Escuela de Leyes Boyd de la Universidad de Nevada en Las Vegas. "Muestra dos perspectivas diferentes en el Partido Republicano".