Caso de dopaje atrae la mirada hacia anfitriones olímpicos

El equipo brasileño de natación alcanzó niveles inéditos en diciembre, cuando tomó la punta del medallero en el Campeonato Mundial de Natación en Piscina Corta, realizado en Catar.

Los sudamericanos son una potencia en ascenso en la disciplina, y los resultados parecían un buen presagio para el país sede de los Juegos Olímpicos del año próximo en Río de Janeiro.

El festejo duró poco.

La confederación brasileña de natación confirmó la semana pasada que Joao Gomes Jr., integrante de tres equipos de relevos que ganaron en Doha, arrojó positivo por un diurético en el campeonato. Los diuréticos pueden emplearse como un agente que oculte la presencia de otras drogas en el organismo.

Brasil podría perder las tres medallas de oro, Gomes enfrenta una suspensión y el país sede de las Olimpiadas de 2016 atrae la atención por dopaje.

"Este campeonato fue un logro impresionante para todo el deporte del país", dijo el brasileño Alex Pussieldi, un ex entrenador olímpico de natación y ahora comentarista en SporTV de Brasil. "El que fue el mejor momento se tornó en una enorme pesadilla".

El respetado portal sobre natación SwimVortex indicó que nadadores y jugadores de polo acuático de Brasil han dado positivo en 18 casos de dopaje desde que Río fue elegida sede de las Olimpiadas en 2009. Compara el récord de dopaje de Brasil en natación con los de Rusia y China.

"Una de las cosas más impactantes de los casos es que todos fueron durante competencias, ni un solo positivo fuera de competencias", declaró SwimVortex.

Un brasileño de 13 años fue suspendido recientemente cuatro meses por la confederación de Brasil por dar positivo en pruebas antidopaje.

Pussieldi dijo que su investigación muestra que los atletas brasileños estuvieron involucrados en ocho de 17 pruebas positivas por uso de diuréticos registrados desde 2001 por la Federación Internacional de Natación (FINA).

La confederación brasileña añadió que realiza pruebas rigurosas, lo que explica los positivos.

En una entrevista con The Associated Press, Pussieldi dijo que los problemas se deben en parte a lo que llamó una "cultura de consumo de suplementos" en Brasil.

"Padres, entrenadores y atletas de todas las disciplinas en Brasil realmente creen que no van a lograr nada si no cuentan con los suplementos", dijo.

En caso de que Gomes sea hallado culpable el mes entrante, Brasil perderá tres preseas de oro y Hungría tomaría la cima en el medallero.

Los nadadores brasileños ganaron dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y tienen la presión de obtener más en Río ya que los equipos locales reciben un impulso adicional.

Brasil obtuvo un total de 17 medallas en Londres, y los funcionarios fijaron la meta de 30 en Rio.