La dirigente del Partido Conservador, Erna Solberg --apodada"Erna de Hierro"-- será la nueva primera ministra de Noruega y encabezará un gobierno de coalición de centro-derecha que posiblemente incluya a una fuerza política opuesta a la inmigración.

Según los resultados preliminares de las elecciones parlamentarias efectuadas en este país nórdico rico en petróleo, el Partido Conservador obtuvo 26,8% de los votos, la cifra más alta que ha logrado en 28 años.

Solberg, que será la segunda primera ministra de Noruega después de Gro Harlem Brundtland, agradeció el lunes a los electores por esta victoria histórica.

"Los electores tenían la opción entre 12 años de gobierno rojiverde o un nuevo gobierno con nuevas ideas y nuevas soluciones", expresó Solberg.

El primer ministro, Jens Stoltenberg, que ha gobernado Noruega durante ocho años, aceptó la derrota. Afirmó que su Partido Laborista intento "lograr lo que casi ninguno: ganar tres elecciones consecutivas, pero fue difícil".

Debido al descubrimiento de gas y petróleo en sus aguas en la década de 1960, esta nación escandinava se convirtió en una de las más ricas del mundo; tiene un generoso sistema de atención social y elevados niveles de vida.

La riqueza petrolera ayudó al país a resistir la crisis financiera en Europa y a mantener bajos niveles de desempleo durante los años en que Stoltenberg ha estado en el poder.

Sin embargo, el Partido Conservador atrajo votos con sus promesas de incrementar la disponibilidad de la atención médica privada y reducir los impuestos a activos que rebasen el equivalente a 140.000 dólares.

Frank Aarebrot, profesor de política comparativa en la Universidad de Bergen, dijo que la campaña estuvo dominada por los temas clásicos de la contienda electoral, como aumentar la atención a los adultos mayores y mejorar los hospitales y la educación.

Ninguno de los partidos insinuó para nada que los noruegos deberían pagar por atención médica, educación superior o atención para los adultos mayores.

"Todos coincidimos en que estos aspectos deben ser gratuitos", expresó Aarebrot.

El Partido Conservador ha anunciado por primera vez su disposición a formar un gobierno de coalición que incluya al Partido del Progreso, opuesto a la inmigración, que terminó tercero en la votación en los comicios.

Solberg comenzará posiblemente negociaciones con el Partido del Progreso así como con el Partido Liberal y el Partido Demócrata Cristiano.

Según resultados preliminares, Erna Solberg necesita el apoyo de los tres partidos para lograr un gobierno mayoritario, aunque podría terminar con uno minoritario con el Partido del Progreso, con apoyo de los otros dos si éstos rehúsan compartir el poder con esa fuerza política.

___

Malin Rising informó desde Estocolmo. El productor de televisión David MacDougall de The Associated Press contribuyó a este despacho.