Ucrania: Rebeldes aseguran estar cerca de victoria crucial

Combatientes separatistas en el oriente ucraniano dijeron el miércoles que casi han rodeado por completo a fuerzas del gobierno en un poblado que tiene una terminal ferroviaria estratégica, lo que los coloca cerca de obtener una nueva victoria decisiva.

Eduard Basurin, subcomandante de las fuerzas separatistas, dijo que la carretera que une el poblado de Debaltseve con otras áreas controladas por el gobierno está ahora en manos rebeldes. El cerco al poblado, sin embargo, aún no se ha ejecutado por completo, señaló Basurin.

Andriy Lysenko, vocero de las fuerzas armadas de Ucrania, confirmó que Debaltseve está flanqueada y siendo atacada fuertemente con misiles Grad. Otros funcionarios negaron que las fuerzas gubernamentales estén a punto de replegarse y que las afirmaciones de los separatistas son exageradas.

Debaltseve es uno de varios puntos de enfrentamientos que han surgido en el este de Ucrania desde el inicio del mes, cuando estalló nuevamente el combate entre rebeldes respaldados por Rusia y fuerzas del gobierno después de un mes de relativa tranquilidad. Desde el inicio del conflicto en abril, han muerto más de 5.100 personas y más de 900.000 han sido desplazadas en todo el país, según cálculos del gobierno ucraniano.

Los avances de las fuerzas separatistas amenazan con acabar definitivamente con la posibilidad de revivir un acuerdo de paz logrado en septiembre gracias a negociaciones de la comunidad internacional, el cual estableció una línea de contacto entre las partes enfrentadas. El acuerdo fue firmado en Minsk, capital de Bielorrusia, por líderes rebeldes y representantes de Ucrania, Rusia y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Basurin dijo que los términos del acuerdo de Minsk ya no están vigentes.

Roman Turovets, un vocero del comando de operaciones militares ucranianas en el este del país, dijo que se está combatiendo desenfrenadamente a lo largo de más de 300 kilómetros (190 millas) de perímetro entre el territorio gubernamental y el separatista.

Las ofensivas rebeldes parecen estar enfocadas a consolidar la viabilidad de las que serían las repúblicas independientes de Donetsk y Luhansk.

Ucrania y la Organización del Tratado del Atlántico Norte acusan a Rusia de financiar apoyo militar vasto a la causa rebelde; pero pocos consideran que Moscú esté haciendo mucho para apuntalar la economía de las autoproclamadas repúblicas, y se nota.

Existe constancia de que el desempleo es altamente generalizado. Decenas de miles de personas han huido de la región, y están cerrados la mayoría de los negocios en Donetsk, la principal ciudad separatista.