El gobierno ruso propone recortes ante la crisis

El gobierno ruso, que se enfrenta a su peor crisis económica en una década, propuso el miércoles recortar los gastos previstos este año en un 10 por ciento, y un 5 por ciento en los próximos dos años, en todos los departamentos salvo defensa y servicios sociales.

La economía rusa se ha visto golpeada por el descenso en los precios de la energía, el colapso del rublo y las sanciones occidentales por su participación en el conflicto en ucrania. Se espera que el PIB ruso caiga un 4-5 por ciento este año, su primer descenso desde 2009. El rublo ha perdido la mitad de su valor, mientras que la agencia de calificación Standard & Poor's rebajó la nota de la deuda rusa a la categoría de "basura", o no invertir, por primera vez en más de una década.

El plan anticrisis presentado el miércoles en el sitio web del gobierno enumera medidas que tomarán las autoridades para respaldar la economía, incluyendo 3.700 millones de dólares para apalancar los bancos rusos y 700 millones de dólares en subsidios agrícolas.

En declaraciones ante la cámara alta del Parlamento ruso, el ministro de Finanzas, Anton Siluanov, dijo que el gobierno no espera que los precios del crudo vuelvan a los 100 dólares el barril, de modo "nosotros y nuestra economía tendremos que adaptarnos a las nuevas condiciones".

La propuesta presupuestaria reduciría el gasto del gobierno en un 10 por ciento este año y un 5% en 2016 y 2017. El plan, que aún debe ser aprobado por el parlamento, no afectará al ejército ni a los gastos sociales, que suponen el 4,2 y el 5% del presupuesto, respectivamente.