EEUU en camino a rebasar meta de afiliaciones a seguro

Unas 9,5 millones de personas ya se han afiliado a cobertura médica privada bajo la ley de salud impulsada por el presidente Barack Obama y el gobierno está en camino de rebasar su meta de inscripciones trazada el año pasado.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos informó el martes que, para mediados de enero, más de 7,1 millones de personas se habían afiliado en 37 estados donde el gobierno federal dirige los mercados de seguros. Al menos otros 2,4 millones de personas se han inscrito en los estados que operan sus propios mercados.

Los mercados ofrecen pólizas subvencionadas a personas que no cuenten con seguro de gastos médicos en su trabajo. El plazo para la cobertura en 2015 se vence el 15 de febrero y las autoridades esperan que el número de afiliaciones aumente poco antes de que se cumpla el plazo.

La secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos Sylvia M. Burwell dijo que es demasiado pronto para considerarlo un triunfo, pero se siente "alentada por el gran interés que hemos visto".

Los estados donde ha habido más afiliación son Florida, con casi 1,3 millones de incorporaciones; California, con 1,2 millones; Texas, con casi 920.000; Carolina del Norte, con cerca de 460,000 y Georgia con más de 425.000.

El cibersitio HealthCare.gov y los mercados estatales no han sufrido los retrasos y problemas tecnológicos que lastraron el periodo de afiliación de 2014 e hicieron quedar en ridículo a la Casa Blanca.

No obstante, hay una nube que se cierne sobre la temporada de afiliaciones este año, porque la Corte Suprema aceptó sopesar otra impugnación a la ley de seguros de salud. En esta ocasión, los opositores sostienen que debido a la manera en que está redactada la legislación, no permite al gobierno subsidiar las pólizas en estados que no han creado mercados de seguros en internet.

Si los jueces aceptan esa posición, la gran mayoría de quienes se han afiliado a través del cibersitio HealthCare.gov perderían los subsidios, lo que pondría en duda su capacidad para pagar las pólizas.