Grupos tratan de ayudar a menores inmigrantes en Iowa

Después de viajar 5.632 kilómetros (3.500 millas) a pie, en autobús y otros vehículos desde El Salvador para llegar a Iowa el año pasado, a Jonathon López, de 16 años, le gustaría quedarse.

El adolescente es uno de aproximadamente 250 menores no acompañados procedentes de Centroamérica que pretenden quedarse con familiares en Iowa después de entrar solos en Estados Unidos.

Ganar la batalla jurídica para permanecer en Estados Unidos es difícil, pero los niños tienen mayores probabilidades si tienen representación legal. Una actividad de recaudación de fondos programada para el miércoles en Des Moines tiene por fin reunir dinero para pagar abogados a esos menores en Iowa.

Un gran número de niños y adolescentes cruzaron solos la frontera a mediados del año pasado y viven con parientes en diversas localidades de Estados Unidos mientras aguardan decisiones migratorias. Esta oleada derivó en una crisis que algunos atribuyeron al gobierno del presidente Barack Obama y pidieron mayor seguridad fronteriza.

Según Jonathon, cuando se rehusó a entregar parte de sus ingresos como taxista a una pandilla a principio del año pasado, comenzaron a balearlo y apenas logró escapar con vida.

Cuando llegó a su casa llamó por teléfono a su padre que vive en la localidad de Clive y ambos estuvieron de acuerdo en que se fuera con él a Iowa.

"Tenía que decidir si lo dejaba allá y que lo mataran, o intentar darle una cierta oportunidad aquí en Estados Unidos", dijo el padre de Jonathon, Alejandro López.

Jonathon ha solicitado asilo argumentando que lo perseguían pandillas y aguarda que le avisen de su entrevista con un funcionario de asilo con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

La abogada Ann Naffier, del grupo Iowa Justice For Our Neighbors (Justicia para Nuestros Vecinos en Iowa), asiste jurídicamente a Jonathon.

"Son muy difíciles de ganar los casos de asilo basados en violencia de pandillas", declaró Naffier. "Pero el caso de él tiene solidez y lo expondremos jurídicamente hasta donde sea posible", apuntó.

Justice For Our Neighbors ha emprendido la recaudación de fondos para pagar un abogado con un auxiliar que pueda representar a unos 40 menores.

Según estadísticas que compilaron investigadores de la Universidad de Siracuse, hasta el 31 de octubre, apenas 15% de los menores que cruzaron solos la frontera habían recibido autorización para permanecer en Estados Unidos. Un 73% de los que tenían abogado obtuvieron permiso de quedarse.

Jimmy Centers, portavoz del gobernador Terry Branstad, dice que el mandatario "siente profundamente" la situación de los niños, pero que las políticas en vigor les dan falsas esperanzas.