Venezuela: Cabello rechaza acusación de narcotráfico

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana Diosdado Cabello salió el martes al paso de la publicación de un diario español que refiere que un capitán de la armada lo acusa de ser el cabecilla de un cártel del narcotráfico que integrarían miembros de la fuerza armada.

"Cada ataque contra mi persona fortalece mi espíritu y mi compromiso, agradezco infinitamente las muestras de solidaridad de nuestro pueblo", dijo Cabello a través de la red social de Twitter.

Cabello se refirió a la publicación de los diarios ABC de España y el Nuevo Herald que se imprime en Miami donde, sin identificar a sus fuentes, se da cuenta de que el capitán de la armada venezolana Leamsy Salazar habría solicitado asilo a Estados Unidos a cambio de informar sobre los presuntos vínculos del legislador con un cartel de drogas.

En Washington, William Brownfield, el funcionario de mayor rango en política antinarcóticos del Departamento de Estado, dijo que hay importantes pruebas de que algunos miembros del gobierno venezolano han sido corrompidos por organizaciones del narcotráfico y que el informe en el que se menciona a Salazar "no es incongruente con esa narrativa. Es lo más que puedo decir".

El funcionario dijo que no confirma ni niega lo publicado.

Según el diario español, el testimonio de Salazar sería clave en una investigación que lleva a cabo la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Nueva York en contra de Cabello y altos mandos castrenses venezolanos con supuesta vinculación con el narcotráfico.

"Amenazas, infamias, intrigas hemos vivido en estos años de Revolución, aprendimos del mejor a navegar en tempestades con la moral en alto", agregó Cabello en otro tuit.

Salazar durante casi una década estuvo a cargo de la seguridad y fungió como asistente personal del ahora fallecido presidente Hugo Chávez. Luego, de acuerdo al reporte, sus servicios fueron requeridos por Cabello y fue entonces cuando habría tenido acceso a la información que vincularía a Cabello con el llamado "cartel de los soles".

Cabello es considerado uno de los líderes más poderosos del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela por los vínculos que mantiene con sectores económicos y la importante ascendencia que tiene en el mundo castrense luego de haber sido oficial del ejército. Es percibido como un fiel defensor del legado de Chávez, pero incluso algunos partidarios del oficialismo le colocan el rótulo de corrupto. Las numerosas denuncias en su contra y el poco interés de las autoridades judiciales por agilizar las respectivas investigaciones han alimentado esa apreciación.

El martes por la tarde, los mensajes que más se repetían en Twitter eran #apoyototalaDiosdado" y "#Diosdadonarcotraficante".

Maduro y sus más cercanos colaboradores han denunciado repetidamente la existencia de una supuesta campaña internacional para desacreditar su gobierno.

"Quiero aprovechar este acto para rechazar la campaña que la ultraderecha internacional y factores del imperio estadounidense de manera amenazante y peligrosa han iniciado el día de hoy contra el compañero Diosdado Cabello", dijo Maduro en un acto de gobierno televisado la noche del martes. "Quiero decirlo como jefe de Estado, como jefe de gobierno, le doy todo mi respaldo".

"Detrás de esto están las manos imperialistas" con el propósito de propiciar el regreso las élites que dominaron el país antes de la llegada al poder de Chávez en 1999, indicó.

"¿Por qué atacan a Diosdado? Porque Diosdado es un dirigente valiente, leal al comandante Chávez, leal al pueblo y leal al presidente Maduro. No podrán con nosotros jamás, no podrán, les duele nuestra hermandad", agregó.

El jefe de la bancada oficialista, Pedro Carreño, repudió las acusaciones contra Cabello y denunció que ésta es "una nueva acción de la derecha reaccionaria, de los grandes medios globalizados", que busca revertir el proyecto socialista de Chávez.

Carreño confirmó que Salazar cumplió "funciones de seguridad" para Chávez y Cabello.

Indicó en una declaración que Salazar "desertó en diciembre de la fuerza armada y aparece en los Estados Unidos como testigo protegido para difamar, injuriar y tratar de someter al escarnio público" a Cabello y al gobierno.