Acusado de matar a empleado estaba libre bajo fianza

Un inmigrante acusado de matar a un empleado de una tienda en el área de Phoenix para robar una cajetilla de cigarrillos estaba libre bajo fianza y tenía pendientes audiencias de deportación, dijeron autoridades federales.

Apolinar Altamirano, de 29 años, se declaró culpable de robo domiciliario en 2012, pero no fue a la cárcel. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) se hizo cargo de él el 3 de enero de 2013 al enterarse de su condena en el condado de Maricopa, en Arizona.

Sin embargo, después de una revisión del caso, el ICE determinó la imposición de una fianza, dijo un portavoz en un comunicado emitido el lunes.

"Después de una revisión a su historial migratorio y penal, que mostraba sólo esa condena, el ICE determinó que según la ley, el señor Altamirano tenía derecho a fianza. El señor Altamirano cubrió una fianza de 10.000 dólares el 7 de enero de 2013. El caso de deportación del señor Altamirano continuaba pendiente en tribunales de inmigración al momento de su más reciente captura", según el comunicado.

Altamirano estaba en libertad bajo fianza cuando le impusieron dos órdenes de restricción por acoso en Mesa, suburbio de Phoenix. Una orden de restricción por acoso es similar a una orden de protección.

En una de las órdenes, una mujer acusó a Altamirano de amenazarla varias veces con matarla y de apuntar con una pistola a su novio, según el periódico The Arizona Republic.

La orden de alejamiento más reciente fue emitida contra Altamirano el 14 de enero.

Altamirano enfrenta ahora un cargo de homicidio en primer grado entro otros delitos, después de que matara a tiros la semana pasada al empleado Grant Ronnebeck, de 21 años.

Según la policía, el sospechoso arrojó cambio sobre el mostrador que sacó de un tarro para pagar los cigarrillos mientras decía repetidamente a Ronnebeck "no me vas a dar mis cigarros".

Después, el agresor sacó una pistola y repitió la misma frase, aun cuando Ronnebeck intentaba entregarle un paquete, y disparó en la cara a la víctima.

Altamirano fue capturado después de una persecución en el área de Phoenix que terminó con una colisión.

Para negarse a la imposición de una nueva fianza, el fiscal alegó que el acusado se encuentra en el país sin permiso y tiene antecedentes penales.

Después del homicidio, la policía registró el vehículo de Altamirano y encontró una pistola 9 milímetros, dos paquetes de Marlboro y varios cargadores.