Woody Allen no había actuado en una película que no fuera suya desde la comedia del 2000 "Picking Up the Pieces". Pero John Turturro logró convencerlo de que lo hiciera en su nueva cinta "Fading Gigolo" con un papel tentador: un proxeneta anciano pero inexperto.

Y no habría ocurrido de no ser porque Allen y Turturro van al mismo barbero. Aunque se conocían un poco (Turturro tuvo un pequeño papel en "Hannah and Her Sisters" de Allen y estuvo a punto de obtener papeles en otras dos películas del realizador), no eran amigos.

"Sé que a él le gustaba mi trabajo", dijo Turturro en una entrevista reciente. "Pero no nos sentamos juntos en los partidos de los Knicks".

Ambos son neoyorquinos nacidos en Brooklyn que frecuentan el Madison Square Garden, pero fue otra institución de la ciudad la que los juntó: Turturro mencionó la idea para el filme un día mientras se cortaba el pelo en la barbería. Al barbero le gustó y más tarde se la contó a otro cliente: Allen.

"Fue una de esas cosas que suceden en las barberías a la antigua", dijo Turturro.

"Fading Gigolo" se estrenó el fin de semana en el Festival Internacional de Cine de Toronto. En el filme, Turturro interpreta a un florista neoyorquino que comienza a ganar más dinero (con la ayuda del personaje de Allen) prestándole a las mujeres su servicio como caballero de compañía. "Fading Gigolo" busca distribución en el Festival de Toronto y probablemente llegue a las salas de cine comerciales el próximo año.

Allen, de 76 años, que este año estrenó la cinta "Blue Jasmine", ha estado trabajando en su próximo filme en Francia y no asistió al estreno en Toronto. Ha actuado en varias de sus películas en años recientes, incluidas "To Rome With Love" de 2012 y "Scoop" de 2006.

Pero Allen ha dicho a menudo que sus días como actor acabarían una vez que no pudiera protagonizar una película en un papel romántico junto a una actriz atractiva.

"Él es un actor maravilloso", dijo Turturro. "Uno no lo sabe en verdad hasta que no trabaja con él. Está muy bien físicamente, y sabe cómo mantener el ritmo".

Turturro es conocido como uno de los mejores actores de carácter del cine, pero también ha dirigido un puñado de películas memorables a través de los años, incluyendo el documental sobre la música de Nápoles "Passione" de 2010 y la comedia musical de 2005 "Romance and Cigarettes".

Tras haber convencido a Allen de que actuara en su más reciente película, ambos acordaron que Turturro la escribiría y que Allen opinaría.

"Sus comentarios son despiadados, pero eso es muy útil", dijo Turturro, y agregó que algunos de los momentos más generales del guion se eliminaron. "Él quería que fuera una película inteligente".

Allen exhortó a Turturro a leer algunas historias de Isaac Bashevis Singer y en medio del proceso también le pidió que dirigiera en Broadway tres obras de un acto con él, Ethan Coen y Elaine May.

Aún así, dirigir a un cineasta como Allen fue intimidante para Turturro.

"Es una gran cosa dirigir a alguien como él", dice. "Estaba un poquito nervioso. Pero si no fue el más fácil, fue una de las personas más fáciles con la que trabajé en toda la película".

"Woody ha sido capaz de mantenerse en pantalla por mucho tiempo", agregó. "Y todavía puede".

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jake_coyle