EEUU: Gobierno modifica pagos dentro del Medicare

El programa gubernamental de asistencia médica para los ancianos, Medicare, cambiará la forma como paga a hospitales y doctores a fin de recompensar la calidad sobre el volumen, dijo el lunes el gobierno del presidente Barack Obama.

Las autoridades expresaron confianza en que la modificación refuerce el sistema de atención médica que genera facturas por tres billones de dólares anuales en el país.

"Conviene a todos construir un sistema de atención médica que provea mejores cuidados, gaste con prudencia cada dólar destinado a la salud y redunde en personas más sanas", dijo la secretaria de Salud y Servicios Humanos, Sylvia M. Burwell.

Numerosos representantes de sectores relacionados con la salud, como aseguradoras, hospitales y médicos, además de empleadores que proveen cobertura a la mayoría de sus trabajadores y las familias de éstos, asistieron al acto en el que Burwell hizo su anuncio.

Las aseguradoras y la Asociación de Hospitales de Estados Unidos manifestaron de inmediato su apoyo a los cambios efectuados al Medicare. El grupo profesional que representó a los médicos generales dijo que "se adhería" al respaldo a la iniciativa.

Sin embargo, el presidente de la Asociación Médica de Estados Unidos, Robert Wah, se abstuvo de expresar su apoyo cuando manifestó a la prensa que su grupo está alentado pero quiere conocer los detalles específicos.

Burwell también anunció la formación de la Red de Aprendizaje y Acción, un grupo que reunirá una amplia gama de partes afectadas a fin de impulsar un cambio en la manera como Estados Unidos salda las cuentas por atención médica.

Se desconocía el lunes si el grupo efectuará sus reuniones abiertas como lo establecen las normas federales. Su primera sesión está prevista para marzo.

Los partidarios afirman que el objetivo final es fomentar y recompensar la atención médica de calidad, no el volumen de servicios como tomografías y algunas cirugías opcionales.

El Medicare y los empleadores ya estaban avanzando en esa dirección, aunque Burwell estableció en el anuncio metas y fechas específicas.

"Es hora de que se utilicen nuestros recursos correctamente", dijo el senador Ron Wyden, de Oregon, el demócrata de más alto rango en la comisión que supervisa el Medicare.

Sin embargo, se vislumbra incierto el panorama para la iniciativa del gobierno. Otras aspiraciones loables no han sido alcanzadas. Aunque ha habido avances reales, el presidente Barack Obama no ha logrado su objetivo de que se provea a cada estadounidense de un expediente médico electrónico confiable.

Desde hace mucho tiempo persisten dificultades financieras en el Medicare, a pesar de una desaceleración del gasto en los últimos años que fue bien recibida.

Entre los problemas figura una fórmula presupuestaria que reducirá en abril alrededor de 20% los pagos a los médicos a menos que el Congreso tome cartas sobre el asunto.