Impugnan prohibición a mujeres sobre detenidos en Guantánamo

Varias mujeres guardias en la prisión de la Base Naval de Guantánamo han presentado una queja por igualdad de oportunidades en el empleo que impugna órdenes judiciales que le impiden realizar labores que requieren tocar a los detenidos mientras lo escoltan a audiencias y reuniones con sus abogados, dijo el lunes un juez militar.

Las dos quejas presentadas ante la Oficina de Diversidad e Igualdad de Oportunidades del Departamento de Defensa complican una disputa que comenzó cuando algunos detenidos se quejaron de que su fe musulmana les prohíbe el contacto físico con mujeres que no sean su esposa o familiares. Algunos abogados defensores han alegado que el gobierno comenzó a usar recientemente guardias mujeres para humillar a los hombres y afectar su capacidad de defenderse.

Por su parte, los fiscales han alegado que prohibir a las mujeres guardias hacer su trabajo es equivalente a discriminación de género.

Las quejas fueron reveladas el lunes por el capitán de la Marina J. Kirk Waits mientras presidía una audiencia de Abd al-Hadi al-Iraqi en la base de Guantánamo. The Associated Press vio la audiencia en circuito cerrado de televisión en Fort Meade, cerca de Baltimore.

Waits dijo que se enteró de las quejas el viernes pero que no la ha leído.

Waits emitió en noviembre una orden temporal que prohíbe a las guardias mujeres realizar trabajo de escoltas con al-Hadi. Abogados defensores quieren que el juez tome una decisión definitiva y se han programado argumentos orales para más adelante esta semana.

El coronel del Ejército James Pohl, el juez en otro caso de la Comisión Militar federal contra los cinco acusados en los atentados del 11 de septiembre, informó a los abogados el lunes que el viernes se enteró de una queja similar que impugna una decisión suya de enero.

Waits dijo que la queja por discriminación no influiría en los procedimientos en el caso de al-Hadi.

"No conozco de ningún procedimiento administrativo de queja por razones de igualdad de oportunidades en el empleo que otorgue a una persona una jurisdicción para impugnar una orden como esta", dijo Waits.

Oficiales militares estudiaban una solicitud de The Associated Press para revisar las quejas.