Bélgica analiza sanción a club por conducta de aficionados

Autoridades belgas y la federación de fútbol del país planean aplicar sanciones contra aficionados del club Standard de Lieja que antes del partido del fin de semana mostraron una bandera de grandes dimensiones en la que se veía la imagen de un jugador del rival Anderlecht decapitado.

En la bandera mostrada el domingo se escribió la frase "Rojo o Muerte", en referencia a los colores del Standard acompañando a una imagen de un hombre enmascarado armado con un enorme cuchillo que sostenía la cabeza del mediocampista del Anderlecht Steven Defour, quien jugó para el Standard y luego pasó al enconado rival del club de Lieja.

La condena a la imagen fue generalizada y Ann Cossement, portavoz del Ministerio del Interior, informó que analiza aplicar sanciones tan graves como el veto por cinco años al estadio y una multa de 5.000 euros por "incitar a la violencia contra una persona".

El ministro belga del Exterior Didier Reynders, seguidor del Standard, dijo que la bandera era "de mal gusto, estúpida e inaceptable".

Defour ha dicho a menudo que aprovecha la presión y actos negativos por parte de los aficionados contrarios para mejorar su desempeño pero el domingo las cosas no salieron así.

Fue expulsado del encuentro que el Standard ganó 2-0 al acumular una segunda tarjeta amarilla por patear el balón hacia las gradas luego de que el árbitro había hecho sonar su silbato para permitir que un jugador del Standard fuera atendido por una lesión. Muchos interpretaron el hecho como un gesto de frustración y molestia hacia los aficionados.

El club dijo que había sido engañado por sus seguidores. "Engañaron al equipo y sus aficionados en las grades, a quienes les dijeron que habría otra imagen en la bandera, que no tenía nada que ver con el partido".

La imagen correspondía al personaje de la película "Viernes 13" pero también generó comparaciones con las escalofriantes ejecuciones perpetradas por el grupo extremista Estado Islámico.

La rivalidad del Standard contra el Anderlecht es una de las más encarnizadas en el fútbol belga. El año pasado se desplegó una bandera en la que se reproducía una escena de la cinta "Scarface" en la que se reproducía al técnico del Lieja disparando un fusil automático.