Se va de Argentina periodista que reportó muerte de Nisman

Damián Patcher, el periodista del diario Buenos Aires Herald que dio la primicia sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, abandonó el país por temor sobre su seguridad, denunció el sábado el Foro del Periodismo de Argentina (Fopea).

Patcher "decidió abandonar el país ya que temía por su seguridad", informó la organización en un comunicado publicado en su página en la red social Facebook.

En una comunicación con Fopea mantenida el sábado, Patcher informó que "fue víctima de seguimientos sospechosos por parte de personas que no pudo identificar y sintió que su vida estaba en riesgo, por lo que hace pocas horas dejó la Argentina".

La organización manifestó su solidaridad con Patcher y solicitó a las autoridades extremar la protección de los periodistas.

"FOPEA pide a las autoridades correspondientes, de los distintos poderes del Estado, la máxima atención a la seguridad de los periodistas en estos momentos y una rápida y veloz respuesta ante las denuncias que se puedan producir", afirmó el organismo en un mensaje muy compartido en las redes sociales y que generó reacciones de solidaridad y preocupación.

Por su parte, el diario Buenos Aires Herald publicó el sábado un comunicado en su portal de internet en el que afirmó que el periodista nunca expresó su preocupación por su seguridad a la compañía propietaria del diario.

"La compañía está siguiendo el caso de cerca con preocupación y está trabajando para ofrecer al periodista todo el apoyo necesario", añadió el periódico.

The Associated Press trató de contactar al gobierno argentino pero no ha obtenido respuesta. La AP también intentó ponerse en contacto con Patcher, pero tampoco recibió respuesta.

Patcher fue el primero en informar sobre el incidente en casa del fiscal Nisman y posteriormente confirmó su muerte en la red social Twitter.

Nisman, de 51 años, fue hallado muerto en la madrugada de 19 de enero en el baño adyacente a su dormitorio con un tiro en la sien derecha. Junto a su cuerpo había una pistola calibre 22.

El lunes, el fiscal debía presentarse ante una comisión del Congreso para ofrecer más detalles sobre una denuncia contra la presidenta argentina Cristina Fernández, el canciller Héctor Timerman y otros allegados al gobierno por el supuesto encubrimiento de ex funcionarios iraníes acusados de participar en el atentado de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).