Abogado: Ex funcionario admite actos de corrupción en Panamá

Un alto ex directivo del pasado gobierno del entonces presidente Ricardo Martinelli, y que se encuentra detenido por actos de corrupción que le costaron sumas multimillonarias a un programa de ayuda social, admitió su culpabilidad en el delito e implicó a una docena de personas, indicó su abogado el sábado.

Rafael Guardia "aceptó la responsabilidad de los cargos que se le imputan y está brindando colaboración al Ministerio Público para que llegue a la profundidad de la investigación", afirmó Víctor Orobio, abogado del acusado, en entrevista telefónica con The Associated Press.

La confesión realizada por Guardia, ex director del Programa de Ayuda Nacional, no tiene precedentes --al menos en tiempos recientes-- en este país centroamericano donde existe la vieja percepción de alta corrupción pública. Las declaraciones de su representante legal tienen lugar después de que el ex funcionario cumpliera en la víspera una indagatoria ante una fiscalía anticorrupción.

El escándalo es uno de los más sonados tras el fin del quinquenio del líder derechista Martinelli el 30 de junio pasado. Orobio no confirmó ni rechazó versiones periodísticas de que el ex gobernante y al menos uno de sus hermanos se encuentran entre los mencionados en la investigación.

Martinelli, quien está fuera del país, escribió el sábado en su cuenta de Twitter que en el caso del Programa de Ayuda Nacional y en todos los otros que se investigan "(...) el que acuse o involucre a Martinelli lo sacan de la cárcel y le dan mejor trato penalmente".

Guardia fue detenido preventivamente hace tres meses luego de que se le formularan cargos por peculado, delitos contra la administración pública y corrupción por la venta de arroz y otros granos con sobreprecios durante el periodo en que dirigió el programa, entre 2012 y 2014. El ex funcionario se benefició de millonarias sumas mediante el pago de coimas por adjudicar contratos en ese rubro y muchos otros más relacionados con otras actividades, según las investigaciones.

Las empresas involucradas en esos negocios con el programa, muchas de las cuales se crearon para ese fin, también están siendo investigadas.

Los fiscales estiman que la lesión económica contra el programa estatal implica varios cientos de millones de dólares.

A Guardia se le han cautelado cuentas en los bancos por al menos 18 millones de dólares así como propiedades residenciales lujosas, autos y un yate.

El ex funcionario, que antes de llegar a dirigir el programa vivía en un barrio modesto de la capital, expresó a los fiscales su disposición a colaborar para que el dinero y las propiedades sean recuperados prontamente por el Estado, así como otros más que se desconocen públicamente, según su abogado.

"La colaboración del señor Guardia está en tres frentes diferentes: en primer lugar su confesión, su aceptación del delito, seguido con mencionar los cómplices o los partícipes del hecho criminal que se le adjudica y, en tercer lugar, entregar más bienes al Estado", subrayó.

Guardia enfrenta en total ocho expedientes en varias fiscalías anticorrupción, y el lunes tiene previsto comparecer a otra indagatoria, informó Orobio.

Martinelli, un magnate de los supermercados, impulsó multimillonarias obras públicas durante su quinquenio (2009-2014) que colocaron a Panamá en el país de más rápido crecimiento en Latinoamérica en los últimos años, aunque abundaron las denuncias sobre supuestos sobrecostos y pago de coimas jugosas en su gobierno.

Siete meses después de haber salido del poder, las denuncias de corrupción y de espionaje político en su pasado gobierno copan los medios de Panamá, aunque el ex mandatario no es objeto en este momento de alguna investigación formal. Su ex ministra de Educación es investigada por presunta corrupción y dos ex colaboradores están detenidos preventivamente por un caso de escuchas telefónicas ilegales.