Papa propugna diálogo fértil con los musulmanes

El papa Francisco afirmó el sábado que el antídoto a la violencia entre cristianos y musulmanes consiste en aprender unos de otros y aceptar las diferencias.

El pontífice dijo también a los participantes de una reunión promovida por el Instituto Pontificio de Estudios Árabes y Musulmanes que sólo escuchándose mutuamente puede progresar el diálogo interreligioso.

Agregó que la "paciencia y humildad" son esenciales para profundizar el diálogo con los islámicos mientras un diálogo superficial solo produce "estereotipos y preconcepciones".

"El antídoto más efectivo para todo tipo de violencia es la educación para descubrir y aceptar las diferencias como una riqueza fértil", agregó Francisco.

No mencionó los ataques mortíferos de milicianos en supuesta defensa del islam en Francia pero agregó que "se necesita más que nunca la educación en tal sentido".