Galliano no llega a desfile de Margiela en París

Los desfiles del viernes en la Semana de la Moda de París parecieron tratarse más de quienes no asistieron que de quienes estuvieron ahí.

John Galliano, quien hasta hace poco era una persona no grata en la moda tras ser sentenciado por proferir insultos antisemitas en París, estuvo notablemente ausente del desfile de ropa para caballeros de Maison Margiela donde ha retomado su carrera como director creativo.

Los especialistas de la moda parecían confundidos ante esta oportunidad frustrada de ver al diseñador de 54 años cerrar con broche de oro el desfile tras su muy anunciada presentación de modelos de alta costura en Londres previamente en el mes.

Otros, en cambio, señalaron que aún es muy pronto para que el exdiseñador de Dior aparezca de nuevo en París, especialmente ante el clima tenso por los ataques terroristas en la capital francesa cometidos por extremistas musulmanes, uno de los cuales ocurrió en un supermercado de comida kosher.

Margiela simplemente dijo que el diseñador nacido en Gibraltar no había estado a cargo del desfile y que estaba concentrado en la ropa para damas.

A pesar de esto parce que la llegada de Galliano ha traído el cambio a la casa de muchas maneras.

Este mes la casa retiró la palabra "Martin" de su nombre de manera más bien subrepticia y sin mucho aspaviento.

Lo más probable es que se trate de un esfuerzo por distanciarla de su exdiseñador y fundador belga, Martin Margiela, quien se fue a A.W.O.L. en 2009, así como un esfuerzo para abrir el camino para Galliano. Ahora se llamará simplemente: "Maison Margiela".

"Es un nuevo giro y una manera de revitalizar y cambiar la casa", dijo el analista de marcas Adrien Weitzman. "En términos de marca, la hace más accesible".

Este tipo de tácticas se han visto en el pasado y en algunos casos han llevado a la controversia.

Cuando el diseñador Hedi Slimane quedó al frente de Yves Saint Laurent, fue acusado de megalómano y de tratar de borrar la historia de la casa al retirar el nombre "Yves" y renombrarla "Saint Laurent Paris".

Más allá del clima político y los cambios en el nombre, la colección de Margiela fue una oda refinada y fácil de vender a la década de 1970 y comienzos de los 80.

El desfile comenzó por lo alto con una gabardina en piel azul cobalto acompañada con un cinturón de piel.

Pantalones de tiro alto de los años 80 complementaban agradablemente el modelo con un gran detalle en la cintura, que se repitió a lo largo de la colección: grandes presillas con botones para sostener el cinturón.

También se dejaron ver suéteres suaves de cuello de tortuga en marrón y púrpura con zigzags geométricos.

Y botas de piel de los setentas, un híbrido entre el estilo cubano y el Chelsea, en color rojo y marrón complementadas con un lindo ritmo retro.

Como para no olvidar la década a la que hacía referencia la pasarela, un modelo con un toque de rock glam lució una chaqueta amarilla con un arete y una interesante mirada con ojos de diferentes colores, como David Bowie.

___

Thomas Adamson está en Twitter como http://Twitter.com/ThomasAdamsonAP