Francia, Ruanda y ONU piden inversiones en economía verde

El cambio climático y la pobreza fueron el viernes los temas centrales del Foro Económico Mundial de Davos, donde gobernantes emprendieron una campaña seria a favor de acuerdos globales que contribuyan simultáneamente a enfriar el planeta y reducir el sufrimiento de millones de personas.

El presidente francés Francois Hollande, el mandatario ruandés Paul Kagame y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, figuraron entre las personalidades influyentes que solicitaron con urgencia apoyo para el logro de ambos objetivos.

Holande, Kagame y Ban advirtieron que el planeta excederá su temperatura y muchos niños sufrirán si no se alcanzan este año los acuerdos.

"Las futuras generaciones nos juzgarán con severidad si fracasamos", declaró Ban.

Hollande, que será anfitrión de la próxima ronda crucial de conversaciones sobre el clima, solicitó una "gran inversión" en tecnología verde para combatir la pobreza y el calentamiento global.

Las conversaciones están previstas para diciembre en París, y en ellas se pretende establecer un pacto climático obligatorio a fin de reducir aún más las emisiones de carbono a partir de 2020.

Francia intenta este año persuadir a más de 190 países de que dejen de lado las diferencias sobre la principal responsabilidad histórica de los niveles de emisiones de efecto invernadero y sobre quién debe pagar para concretar un acuerdo obligatorio que limite las emisiones industriales de dióxido de carbono y otros gases que retienen el calor.

Las otras conversaciones impulsadas por la ONU están previstas para septiembre en Nueva York, donde se buscará establecer la próxima ronda de objetivos de desarrollo sostenible y reducción de la pobreza con miras al 2030.

La primera ronda de los objetivos de desarrollo de la ONU aprobados en 2000 han reducido considerablemente la pobreza global, en tanto que el organismo mundial ha encabezado la campaña para la adopción de medidas tendentes a combatir el cambio climático.

Kagame dijo que el avance depende de dejar a un lado el "estancamiento político" para alentar el aumento de la cooperación entre los gobiernos, las empresas y la gente.

"No estamos decidiendo entre la protección ambiental y el desarrollo económico", afirmó. "Más bien estamos viendo cómo combinar ambas coyunturas", apuntó.

La mitad de la deforestación en el mundo está vinculada con el hambre, una de las razones del por qué el cambio climático y la reducción de la pobreza son "caras distintas de la misma moneda", dijo el director general de Unilever, Paul Polman, quien agregó que la caída de los precios del petróleo supone una oportunidad única para invertir en tecnologías nuevas y más limpias.

"Necesitamos tecnología competitiva; que sea barata es un término relativo", declaró Polman. "Vemos con más frecuencia que la energía verde es la energía barata", apuntó.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, dijo que las tecnologías más limpias podrían contribuir a impulsar el crecimiento económico en al menos 1,8 billones de dólares.

El objetivo final de las negociaciones de la ONU sobre el clima es estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero en un nivel que mantenga el calentamiento global en menos de dos grados Celsius (3,6 Fahrenheit) en comparación con los tiempos preindustriales.