EEUU: Corte Suprema analiza uso de sedante para ejecuciones

La Corte Suprema de Estados Unidos ha decidido abordar el tema de las ejecuciones con inyección letal por primera vez desde 2008, en una apelación presentada por reos sentenciados a muerte en el estado de Oklahoma.

Los jueces accedieron el viernes a revisar si el sedante midazolam puede ser usado en ejecuciones ante la duda de que no causa una inconsciencia profunda similar al coma y garantice que un prisionero no sufra dolor intenso e innecesario cuando otros fármacos le son inyectados para ejecutarlo. La orden se presenta ocho días después de que la corte se rehusó a detener la ejecución de un reo de Oklahoma con el que se empleó la misma combinación de fármacos.

Oklahoma, al igual que Florida, usa midazolam como uno de los tres fármacos empleados en las ejecuciones con inyección letal. El segundo fármaco sirve para paralizar al reo y el tercero es usado para detener su corazón.

El caso será abordado a finales de abril, dijo el viernes un abogado de los presos. Se prevé que haya un fallo para finales de junio.

La apelación fue llevada a la corte por cuatro reos de Oklahoma cuyas fechas de ejecución van de enero a marzo. Los magistrados permitieron que Charles Warner fuera ejecutado el 15 de enero y rechazaron postergar la ejecución de los otros tres.

Los prisioneros tratan de detener las ejecuciones alegando que el estado estaría prácticamente experimentando con ellos al inyectarles fármacos no probados.

En abril del año pasado, las autoridades de Oklahoma usaron midazolam por primera vez en un procedimiento espeluznante. El preso Clayton Lockett apretó los dientes, lanzó gemidos y se retorció en la camilla antes de que un médico detectara un problema en la sonda intravenosa y la ejecución fuera interrumpida. Lockett falleció 43 minutos después del inicio del procedimiento.

Oklahoma reformó su procedimiento en respuesta a la ejecución de Lockett, incluyendo un incremento de 10 veces en la cantidad de midazolam usado. En la ejecución de la semana pasada, Warner no dio señales de sufrimiento.

Florida usó el mismo procedimiento en una ejecución realizada la misma noche de la ejecución de Jerry Correll el 26 de febrero.

Arizona y Ohio, que llevaron a cabo problemáticas ejecuciones con midazolam, han indicado que no volverán a usar ese fármaco.