Aún no hay un resultado en caso de balones desinflados

A nueve días del Super Bowl, la NFL informó que sigue investigando cómo los Patriots de Nueva Inglaterra usaron balones desinflados en el partido de campeonato de conferencia, pero no ha llegado a una conclusión y tampoco dijo cuándo dilucidará las acusaciones de trampas.

La liga dijo el viernes que la evidencia muestra que los Patriots usaron balones desinflados durante la primera mitad del partido que le ganaron el domingo pasado a los Colts de Indianápolis en la final de la Conferencia Americana.

La NFL emitió una declaración el viernes en la que indicó que los Patriots prometieron cooperar plenamente y han dado a la liga la información solicitada y puesto a sus empleados disposición de los encargados de la investigación. El quarterback Tom Brady dijo el jueves que no había sido contactado hasta ese momento.

Según la NFL, la investigación fue puesta en marcha la misma noche del partido y que espera cooperación total de otros equipos. También contrató a una compañía investigadora para ayudarle a examinar la información electrónica y de video.

El dueño de los Patriots, Robert Kraft, informó que los investigadores de la liga estuvieron en Foxborough durante tres días esta semana y que el miércoles recibió una carta de la liga indicándole sobre la pesquisa.

"Proveímos acceso a todo empleado temporal y de tiempo completo con los cuales solicitaron hablar los representantes de la liga y pusimos a disposición todo tipo de dispositivos de comunicación que ellos solicitaron investigar", señaló. "Apoyo en gran instancia el deseo de la liga de conducir una investigación exhaustiva".

Los Patriots se preparan para enfrentar a los Seahawks de Seattle, los vigentes campeones, en el Super Bowl el 1 de febrero en Glendale, Arizona.

La liga dijo que cuando tenga conclusiones las revelará públicamente.

"Durante los últimos días, hemos realizado casi 40 entrevistas, incluyendo personal de los Patriots, árbitros y terceras personas con información relevante y pericial", dijo el comunicado.

El vicepresidente ejecutivo de la NFL, Jeff Pash, y Ted Wells de la firma de abogados de Paul Weiss, son los responsables de la investigación.

Wells fue el investigador en el escándalo de abuso y maltrato de los Dolphins de Miami. Su reporte en febrero pasado detalló una cultura de acoso en el vestidor del equipo y que se extendía más allá de los dos jugadores en los que se centraba la investigación inicial. Informó que el guard John Jerry y el center Mike Pouncey siguieron el ejemplo de Richie Incognito para hostigar al lineman ofensivo Jonathan Martin.

La reglamentación de la NFL señala que los balones deben tener una presión mínima de 12,5 psi y máxima de 13,5 psi.

Quiere averiguar por qué los balones estaban desinflados en la primera mitad y si eso fue a causa de una "acción deliberada".

"No hemos hecho un juicio en esos puntos y no lo haremos hasta haber concluido nuestra investigación y considerado toda la evidencia relevante", señaló la liga.

Los balones estuvieron debidamente inflados para la segunda mitad y se mantuvieron así el resto del juego, señaló el comunicado.

El gerente general de los Colts, Ryan Grigson, declinó comentar al respecto.

"Estoy seguro que todo saldrá en la investigación", dijo al ser cuestionado si su equipo había alertado a la NFL sobre la situación con los balones. "Está en manos de la liga".

Un ex recoge balones de la NFL dijo que es sencillo sacarle el aire discretamente a un balón con un pequeño alfiler que cabe en la palma de la mano.

"No es gran cosa. Todo el mundo lo hace porque a cada quarterback le gusta un agarra distinto", dijo a la AP Nader Kawash, guarda balones de los Eagles de Filadelfia entre 1996 y 2000. "No estoy diciendo que el encargado de los balones o de equipamiento hizo algo a propósito para hacer trampa. A veces los balones tienen aire de más, así que es sencillo desinflarlos un poco en las laterales sin que se den cuenta los oficiales. Puedes utilizar un alfiler del casco. Los jugadores rodean el balón. Cualquiera puede hacerlo".

Tanto Brady como el entrenador Bill Belichick dijeron el jueves que no tenían explicación sobre el por qué los balones estaban más blandos.