Protestas en Yemen tras renuncia del presidente y gabinete

Miles de personas participaron el viernes en manifestaciones en varias partes de Yemen, algunas en apoyo de los rebeldes chiíes que tomaron el control de la capital y otras en reclamo de la secesión del sur del país después de la renuncia del presidente y el gabinete.

El presidente Abed Rabbo Hadi --un aliado de Estados Unidos en su campaña contra la filial local de al-Qaida-- renunció el jueves junto con el gabinete debido a las presiones de los rebeldes hutíes, que exigieron una mayor proporción del gobierno. Una facción de sureños, que se oponen al control chií y que viven en lo que fue otro país hasta 1990, ha aprovechado la oportunidad para reclamar la independencia.

En Saná, controlada por los hutíes desde su ofensiva en septiembre, miles de partidarios convergieron en la carretera del aeropuerto. Exhibieron banderas verdes y carteles con la inscripción de su lema "Muerte a Estados Unidos, muerte a Israel, maldición a los judíos y victoria para el islam", una variante de un popular lema iraní que suelen entonar los milicianos chiíes en Irak y los partidarios de Jezbolá en Líbano.

Los hutíes son zaidíes, una minoría chií que representa un tercio de la población de Yemen. Su movimiento comenzó como una insurgencia reducida en el norte chií que combatió durante años al ejército yemení hasta 2010. Después del derrocamiento del presidente Alí Abdulá Salé en 2012 se sospecha que formó una alianza con sus antiguos enemigos.

Los críticos de los hutíes los acusan de ser respaldados y financiados por Irán, de mayoría chií, lo que niegan. A su vez, los hutíes acusan a Hadi de estar vinculado con al-Qaida. La filial local de al-Qaida --que ha sido declarada por Estados Unidos como el grupo de su tipo más activo y peligroso del mundo-- se opone enérgicamente a los hutíes y los ha combatido en varios frentes.

En varios puntos de la capital los hutíes establecieron puestos de control y movilizaron camionetas con piezas de artillería antiaérea emplazadas. Las milicias hutíes seguían frente a la residencia de Hadi, quien está de hecho bajo arresto domiciliario. Otros pistoleros seguían acosando las casas de los ministros.

En el sur, miles protestaron el viernes en la ciudad de Adén, donde izaron la antigua bandera de Yemen del Sur en el aeropuerto de Adén y la sede del cuartel local de seguridad, dijeron testigos.