Romney y Bush podrían enfrentarse en New Hampshire

Mitt Romney lanzó su más reciente campaña a la presidencia en una granja de New Hampshire, dependió de ese estado para alimentar su estrategia para ganar la nominación e incluso difundió fotos de su más reciente tarjeta familiar navideña a las orillas de un lago en New Hampshire, donde todavía tiene una casa.

Pero cualquier ventaja como local que el nominado presidencial republicano en 2012 pudiera tener en New Hampshire se está esfumando a medida que la campaña comienza en forma y en momentos que el ex gobernador de Florida Jeb Bush y otros potenciales aspirantes presidenciales republicanos buscan apoyo entre los donantes que apoyan al partido, funcionarios electos y electores para la primera elección primaria estatal en Estados Unidos.

"No hay un líder claro en esta contienda", dijo la presidenta del Partido Republicano en New Hampshire y ex partidaria de Romney, Jennifer Horn. "Es un nuevo ciclo, es un nuevo grupo de candidatos y él realmente va a tener que trabajar muy duro para ganarse los votos uno por uno, igual que todos los demás".

Y sin una victoria en New Hampshire, Romney enfrenta un camino mucho más duro para conseguir la nominación presidencial del Partido Republicano por segunda elección consecutiva.

"Porque ha competido dos veces, porque tiene una casa en New Hampshire, porque pasa mucho tiempo en New Hampshire, desde un punto de vista estratégico, se vuelve cada vez más importante para él ganar en New Hampshire", opinó el único legislador republicano en el estado, Frank Guinta.

La semana pasada, el congresista habló con Bush durante 20 minutos, pero todavía tiene que escuchar a Romney, y no es el único. La semana pasada, el ex gobernador de Florida comenzó a cortejar a los líderes republicanos en el estado por teléfono, en su primera acción formal en New Hampshire, y planea hacer un viaje al estado muy pronto.

Bush y Romney se reunieron el jueves en privado en Utah, un encuentro amistoso que según colaboradores estaba planeado antes de que Romney entrara al debate para las elecciones de 2016. "Lo admiro mucho", dijo Bush a KUTV al llegar al aeropuerto de Salt Lake City. "Es un gran estadounidense".

Asesores de ambos descartaron las sugerencias de rivalidad, pero hay pocas dudas de que dependerán del mismo grupo de partidarios para ganar en New Hampshire y donde sea.