México anuncia salida de comisionado federal en Michoacán

El gobierno federal anunció el jueves la salida del comisionado federal de seguridad en el estado occidental de Michoacán, poco más de un año después de que fuera designado por el presidente para recuperar la tranquilidad de un lugar que había sido tan afectado por un cartel de las drogas que llevó a la población a armarse y crear grupos de autodefensa.

El comisionado Alfredo Castillo deja el cargo luego de que en el estado se dieron importantes golpes al cartel de los Caballeros Templarios que había infiltrado diversas actividades públicas y políticas del estado, pero también en momentos en que enfrentamientos entre algunos miembros de autodefensas provocaron cuestionamientos sobre si su estrategia había funcionado para recuperar la paz.

El anuncio fue hecho por el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, de visita en Michoacán,

Castillo dijo que prácticamente se rescató a Michoacán de ser "un estado fallido" y dio un detallado reporte de la infiltración del narcotráfico en prácticamente todas las actividades.

Los Caballeros Templarios, dijo, tenían un control prácticamente generalizado, desde la policía local a las distintas actividades económicas y las autoridades "estaban a merced" del cartel.

Aseguró que la colaboración llegó a las más altas esferas del gobierno estatal y los municipios. Y el nivel de penetración era tal que el cartel sabía el día y el monto de dinero depositado en las tesorerías municipales.

Castillo fue nombrado comisionado a mediados de enero de 2014 por el presidente Enrique Peña Nieto.

El grupo, continuó, controlaba las prisiones, determinaba cuándo se cosecharían productos agrícolas, y el precio a que se vendería; también controlaba la extracción de minerales e incluso su exportación, además de que extorsionaba a prácticamente cualquier negocio, por pequeño que fuera, como tiendas.

Familias de secuestrados eran obligados a entregar propiedades que incluso eran "legalizadas" por notarios públicos y hubo casos de mujeres raptadas que eran violadas, dijo.

Y frente a toda esa situación, añadió, "no se podía denunciar porque la consecuencia era la muerte".

Castillo, quien fue señalado por sus críticos como un hombre que actuaba prácticamente como "virrey" en el estado, aseguró que ahora las condiciones son distintas y afirmó que la estructura de Los Caballeros Templarios "está prácticamente desarticulada", además de que se han detenido a 225 funcionarios ligados al grupo, entre ellos el que fuera ex gobernador interino.

Servando Gómez, considerado el líder de los Caballeros, aún se encuentra libre, aunque Castillo minimizó su capacidad actual de operación. El funcionario incluso dijo que el capo, conocido por su apodo de "La Tuta", nunca fue el líder verdadero sino más una figura mediática.

En lugar de la posición de comisionado, el gobierno anunció la designación de un "mando especial de seguridad" para Michoacán que recaerá en un general con antecedentes de combate al narcotráfico en otros estados. Osorio Chong dijo que fue nombrado el general Felipe Gurrola, quien continuará "las acciones para detonar el desarrollo integral de Michoacán".

Pero no todos los delitos han mostrado una mejoría. Por ejemplo, estadísticas oficiales señalan que en 2013 se registraron 902 denuncias por homicidios dolosos, mientras que en 2014 la cifra fue de 904.

Osorio dijo que Gurrola se encargará de supervisar a los más de 6.000 elementos de fuerzas federales, policías y militares, que permanecen en Michoacán.

Ello no quiere decir que todo esté resuelto. Mentiríamos y estaríamos pecando de un falso triunfalismo sosteniendo esa postura.