Cuba y EEUU sientan bases para relaciones

Diplomáticos cubanos y estadounidenses se reunieron el jueves para sentar las bases de lo que será la normalización de las relaciones entre ambos países, rotas desde hace cinco décadas.

Aunque no hay una agenda detallada de los temas a tratar, en las últimas semanas las partes dieron a conocer que hablarán sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas y temas de interés común que van desde el combate al narcotráfico y el enfrentamiento de desastres naturales como los ciclones, hasta el correo.

La ronda de conversaciones que se desarrollará este jueves estuvo precedida por otra -semestral y hasta ahora el único punto de contacto formal entre la partes por años- sobre migración.

Las delegaciones estuvieron presididas por Josefina Vidal, directora general para Estados Unidos de la cancillería isleña, y Roberta Jacobson, secretaria adjunta de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental.

Un funcionario de la cancillería cubana que sostuvo una conversación con periodistas pero no estaba autorizado a dar su nombre indicó que no hay un plazo establecido para abrir las embajadas, el símbolo más palpable de las reinstaladas relaciones entre Cuba y Estados Unidos anunciado por los presidente Barack Obama y Raúl Castro el 17 de diciembre.

"Se trata de establecer relaciones civilizadas entres los dos países, que tenemos profundas diferencias y concepciones distintas, pero que reconocemos que podemos convivir", indicó el funcionario.

Un apartado de importancia para Cuba será "el comportamiento que deben mantener nuestras misiones diplomáticas... y las funciones que deben ejercer".

Cuba acusó sistemáticamente a Estados Unidos de usar su Oficina de Intereses -la representación que lleva los asuntos del otro país en el marco de una ruptura de relaciones diplomáticas- para socavar la revolución, dando instrucciones y financiamiento de diverso tipo a los disidentes.

Las relaciones entre los dos países se rompieron en la década del 60 tras el triunfo de la revolución cubana y Estados Unidos impuso severas sanciones a Cuba presionando un cambio de modelo.

La semana pasada Obama flexibilizó las sanciones permitiendo más viajes de estadounidenses, el envío de remesas y algunas exportaciones, pero el grueso de las sanciones permanecen en vigor y eventualmente serían desmanteladas.

Según el funcionario otro de los temas que se planeará será la compensación que Cuba exige por daños y perjuicios causados por las sanciones.

Por el lado estadounidense no están claras las exigencias, pero Obama indicó que espera apoyar a la sociedad civil y a un modelo democrático al estilo estadounidense, con libertad de asociación política.

------

Siga a Andrea Rodríguez en Twitter: https://twitter.com/ARodriguezAP