México: autoridades afirman que secuestros disminuyeron 18%

México registró el año pasado una disminución de un 18% en el número de secuestros, informó el miércoles Renato Sales, coordinador nacional antisecuestro, que atribuyó la mejora en las cifras a la coordinación entre autoridades federales y estatales.

"En 2013 se contabilizaron 1. 698 averiguaciones previas. En el mismo periodo de 2104 se contabilizan 1.394, lo que representa 304 averiguaciones menos", dijo Sales en rueda de prensa.

También dijo que el número de detenidos vinculados a este tipo de delitos ascendió a más de 2.500 durante 2014.

Explicó que las bandas delictivas ya no se dedican específicamente al secuestro, sino que se están fragmentando cada vez más y han diversificado sus delitos que llegan al robo de viviendas, el robo de combustible de los ductos de la empresa PEMEX y que, en la modalidad de secuestro, extienden el secuestro exprés, que dura entre 24 y 48 horas con la víctima en la cajuela del vehículo.

El funcionario reconoció algunas deficiencias del sistema de justicia respecto a este tipo de delitos.

"Lamentablemente hay algunos casos que tienen 14 años de antigüedad sin sentencia condenatoria", dijo. También lamentó el largo tiempo promedio para que un secuestrador alcance sentencia condenatoria que es de "al menos 5 años".

La gran mayoría de los secuestrados son liberados vivos pero "el 2,5% de los secuestrados son privados de la vida aun con pago de rescate", dijo Sales.

En últimas dos décadas México ha enfrentado una crisis de inseguridad caracterizada por la alta incidencia de homicidios, secuestros, desapariciones y extorsiones.

Un informe reciente elaborado por Observatorio Nacional Ciudadano señaló que el secuestro ya afecta no sólo a personas de altos ingresos sino a gente de bajos recursos que es secuestrada a cambio de rescates incluso menores a 50 dólares.

El mismo documento señalaba que el perfil típico del secuestrado es más el de un hombre que una mujer, su edad media está entre los 30 y los 50 años y tiende a ser de clase media y/o media alta aunque comienzan a registrarse cada vez más casos de personas de extracción humilde.

Además, el subregistro es significativo. El Instituto Nacional de Estadística estimó que el número de casos sin denunciar supera el 90%.

Los migrantes que pasan por el país son algunas de las víctimas más vulnerables al secuestro. La información al respecto es escasa y no está actualizada, pero entre los pocos datos disponibles, la Comisión Nacional de Derechos Humanos estimó que al menos 11.333 migrantes habían sido secuestrados entre abril y septiembre de 2010, casi en su totalidad centroamericanos.