Argelia echa atrás plan de gas de esquisto tras protestas

El primer ministro de Argelia anunció el miércoles que se han descartado los planes de explotar las enormes reservas de gas de esquisto del país.

El anuncio en una entrevista por televisión sigue a varias protestas en las ciudades desérticas del sur sobre preocupaciones ambientales donde ya habían comenzado las excavaciones.

"Confirmo que la explotación de gas de esquisto no está en la agenda por ahora y que Argelia tiene suficientes reservas de energía convencional para satisfacer sus necesidades", dijo el primer ministro, Abdelmalek Sellal.

Pese a los resonados anuncios hechos en diciembre de que el proyecto avanzaba, agregó que la perforación inicial cerca del pueblo de In Salah había sido solo "experimental".

Agregó que los estudios continuarán al menos otros cuatro años para evaluar las consideraciones técnicas y ambientales.

Poco después de comenzar las perforaciones comenzaron las protestas de In Salah, que se extendieron a ciudades del sur, principalmente por el temor a que la escasa reserva de agua de la región se contaminara.

"Entre el gas de esquisto y el agua, los argelinos eligieron el agua, ¿cree usted que el gobierno estaría lo suficientemente loco para poner en peligro la vida de sus ciudadanos?", le preguntó a su entrevistador. "Somos un gobierno responsable".

Aunque 95% de los ingresos por concepto de exportaciones de Argelia son de gas y petróleo, sus reservas se están reduciendo.

El país ha sido fuertemente golpeado por la caída en los precios del petróleo, de casi el 50% en los últimos seis meses.

Ante la baja de las reservas, el gobierno anunció en diciembre que comenzaría la perforación en busca de gas de esquisto. El país tiene las terceras reservas mundiales estimadas de gas de esquisto.

Sellal dijo que las reservas de gas convencional deben durar hasta por lo menos 2037.