Corte sopesa demanda contra agente de Patrulla Fronteriza

Un agente de la Patrulla Fronteriza que mató a tiros a un mexicano de 15 años desde territorio estadounidense en la frontera debe ser enjuiciado en un tribunal federal de distrito de Estados Unidos porque todas sus acciones ocurrieron en el país, dijo a los jueces el miércoles el abogado de los padres del menor.

"En la frontera no hay un agujero negro jurídico", dijo Steve Shadowen al comienzo de la audiencia ante los 16 magistrados del Tribunal Federal de Apelaciones del 5to Distrito.

El agente Jesús Mesa Jr. pidió al pleno del tribunal que escuchara el caso después que el panel del 5to Circuito falló 2 a 1 que Jesús Hernández y María Guadalupe Güereca Betancour podían demandarlo por la muerte de su hijo, Sergio Hernández.

Los jueces no indicaron cuándo pudieran emitir su decisión.

Un documento enviado por el gobierno de México al tribunal pidió que se permita que la demanda proceda. Un abogado de la embajada mexicana asistió a la audiencia pero refirió las preguntas a la oficina de prensa de la misión, que no respondió de inmediato.

"El sentido práctico y común --así como las obligaciones internacionales de Estados Unidos en materia de derechos humanos-- demuestran que la obligación de la Patrulla Fronteriza de no usar la fuerza mortal de manera injustificada no desaparece cuando la víctima está del otro lado de la frontera en otro país", indicó el documento presentado a principios de este mes por el gobierno mexicano.

La jueza Edith Jones preguntó a Shadowen si esa interpretación pudiera responsabilizar a Estados Unidos por la muerte de esposas e hijos inocentes abatidos por aviones teledirigidos estadounidenses en sus ataques contra yihadíes en Irak y Afganistán.

"Hay una diferencia entre el uso militar y civil de la fuerza, de una entidad policial civil", dijo Shadowen.

Los abogados de las dos partes se mostraron optimistas tras la audiencia.

"El tema común que identifiqué es que todos reconocen que esto es una injusticia que debe repararse", dijo Shadowen.

Por su parte, el abogado de Mesa, Randolph Ortega, dijo que confía en que el pleno del tribunal anule la decisión del panel de tres jueces.

Henry Whitaker, abogado del Departamento de Justicia, declinó comentar, diciendo que sólo la oficina de prensa de la entidad podía hacerlo, y ese despacho no respondió de inmediato a solicitudes de comentario.