EEUU: Fianza de 500.000 dólares a mujer por homicidio

Una mujer en Nueva Jersey acusada de rociar a su hija recién nacida con una sustancia inflamable, prenderle fuego y abandonarla a media calle, hizo escasas declaraciones en su primera comparecencia ante un tribunal mediante enlace de video para responder por un cargo de homicidio.

Hyphernkemberly Dorvilier, de 22 años, escuchó la lectura del cargo que le hizo el juez de la Corte Superior, Philip Haines.

El juez ratificó a la mujer la fianza de 500.000 dólares que le habían fijado después de ser arrestada cuando la policía encontró a la bebé en llamas el viernes en la noche en medio de una vía en la localidad de Pemberton.

Las autoridades encontraron una lata de WD-40 y un encendedor en la chaqueta de la mujer y la bebé tenía quemaduras de tercer grado en 60% de su cuerpo, dijeron los investigadores en documentos judiciales difundidos el martes por los fiscales del Condado Burlington.

El juez dijo que el delito es de "la más alta seriedad, sin duda".

Dorvilier afirmó que tenía pensado contratar un abogado particular.

El juez Haines dijo que aunque la mujer depositara la fianza, su excarcelación estaría condicionada a una evaluación psiquiátrica.

Cuando fue encontrada la recién nacida, todavía tenía adheridos el cordón umbilical y la placenta, dijeron los investigadores. Los fiscales no conjeturaron sobre los motivos del proceder de la mujer.

Nadie salió a responder cuando las autoridades llegaron a una casa amarilla de dos niveles en la que vivía Dorvilier con su madre y hermana en una tranquila calle suburbana de Pemberton, que tiene 28.000 habitantes.

La policía acudió por un reporte de que se quemaba algo en una calle de la localidad, 48 kilómetros (30 millas) al este de Filadelfia.

Al llegar los policías encontraron a un vecino que tenía a Dorvilier contra el piso mientras la bebé estaba envuelta en una toalla y papel que ardían con poca intensidad, según los documentos.

"La acusada fue interrumpida mientras cometía un delito", dijo el fiscal adjunto Jim Ronca.

La bebé estaba viva y respiraba cuando la transportaron por aire a Filadelfia, pero falleció dos horas después, según las autoridades.

Dave Joseph, que encontró el cuerpo en llamas y retenía a Dorvilier, dijo a la policía que la mujer decía que la bebé no era de ella.

La policía afirmó que encontró un rastro de sangre que salía de la casa de Dorvilier y que al parecer ella tenía una hemorragia en el hospital al que la enviaron posteriormente..