El Salvador: Aconsejan a policías disparar sin temor

El director de la policía salvadoreña aconsejó el martes a los agentes de la corporación que disparen sin miedo contra los delincuentes que los ataquen, que en lo que van del año han matado a siete policías.

"Todos aquellos miembros de la policía que por motivos de su trabajo tengan que emplear armas de fuego contra un delincuente, que lo hagan con toda confianza, hay una institución que los respalda, un gobierno que nos apoya", dijo el director de la policía, comisionado Mauricio Ramírez Landaverde al presentar personas capturadas por estar vinculados a los asesinatos de policías.

Agregó que cualquier policía "que por necesidad deba emplear sus armas de fuego, que lo haga con toda confianza y convicción de que nos asiste la ley".

Las autoridades reportaron que en 2014 fueron asesinados 39 policías, en su mayoría cuando se encontraban de licencia, y lo atribuyeron a una especie de revancha de las pandillas. En lo que va del año siete policías han sido asesinados.

Ramírez Landaverde asegura que se trata de "una reacción violenta y criminal de los grupos delictivos tratando de intimidar, o que en la institución bajemos la guardia, o que ya no se persiga determinada situación".

El jefe policial prometió a los miembros de la corporación que van a realizar todos los trámites necesarios para que los delincuentes que capturen vinculados al asesinato de policías sean sometidos a medidas carcelarias severas.

"A todos aquellos que hayan participado (en el asesinato de policías), les decimos desde ya que van a ser sometidos al régimen de detención más duro que el país pueda conocer y que la policía no va a descansar hasta que logremos que todas esas personas sean sometidas a ese régimen", manifestó.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública anunció recientemente que los implicados en asesinatos de policías serán llevados a la cárcel de máxima seguridad conocida como "Zacatraz", donde se guardan estrictas medidas, diferentes al resto de centros penitenciarios del país.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo y la mayoría de los crímenes son atribuidos a los más de 70.000 integrantes de las pandillas o maras. Un 49% de las víctimas son miembros de esas estructuras criminales.

Según las autoridades, el 2014 cerró con 3.942 asesinatos, un aumento de 1.429 muertes violentas en comparación con 2013. La tasa de homicidios fue de 68,6 por cada 100.000 habitantes.