Joven de Kentucky en fuga: Familia abusiva fue el motivo

Un adolescente de Kentucky acusado de varios delitos en el sur del país dijo en una entrevista en la cárcel que él y su novia estaban tratando de escapar de la ultrajante familia de ella y que desearía haber comprado boletos de autobús en lugar de robar camiones en su viaje hacia Florida.

Funcionarios dijeron que Dalton Hayes, de 18 años, y su novia Cheyenne Phillips, de 13, huyeron de las autoridades y de sus familias a principios de mes cuando desaparecieron de su pequeña ciudad natal de Leitchfield, Kentucky.

Hayes dijo a The News Herald of Panama City (http://bit.ly/1CKBaWL) que ellos sólo querían escapar de la familia de Phillips, quienes la golpeaban, y que querían llegar a Miami. Funcionarios y otras personas dijeron el martes que no conocían de ninguna acusación de abuso.

"Todo lo que tenía que hacer era decirle que fuera a su casa y nada de esto hubiera ocurrido; pero es difícil decir a alguien a quien lo golpean que regrese a casa", dijo Hayes. "Pero si pudiera retroceder en el tiempo, pagaría los boletos de autobús en lugar de robar camiones".

Las acusaciones de abuso "son algo de lo que hablaremos cuando regresen a Kentucky", dijo a The Associated Press Norman Chaffins, jefe de la Policía del Condado Grayson. Señaló que no tenía conocimiento de ninguna acusación de abuso anterior.

Los adolescentes viajaron a Carolina del Sur y Georgia, e incluyó una noche en un granero helado, dijo Hayes. Ambos fueron arrestados el sábado en Panama City Beach después que las autoridades los encontraron durmiendo en un vehículo robado.

Hayes aceptó el lunes regresar a Kentucky para enfrentar cargos. Se espera que sea acusado en Kentucky por allanamiento, robo, invasión de propiedad ajena y mala conducta. Phillips enfrentará cargos en un tribunal juvenil.

"No es que estuviéramos matando policías y robando tiendas", a diferencia de la célebre pareja de delincuentes Bonnie y Clyde, con quienes fue comparada la pareja en algunos reportes de prensa, dijo Hayes. "Nosotros sólo estuvimos involucrados en algunas persecuciones a alta velocidad".

Tammy Martin, madre de Hayes, dijo que no tenía conocimiento de ninguna acusación de abuso. "No tengo idea de nada de eso. ... Ella estaba aquí casi todos los días", comentó a la AP en una entrevista telefónica.

"Nunca tuve ningún indicio de esos en absoluto. Conocí tanto a su madre como a su padre, y ambos parecen, gente agradable".