Detectan agente cancerígeno en agua tras derrame de petróleo

Un componente de petróleo que ocasiona cáncer fue detectado en el agua potable de una ciudad del este de Montana ubicada cerca de donde ocurrió un derrame de crudo que ingresó al río Yellowstone.

Se encontraron niveles elevados de benceno en muestras tomadas de una planta de tratamiento de agua que suministra el líquido a aproximadamente 6.000 personas en la comunidad agrícola de Glendive, cerca de la frontera con Dakota del Norte, dijeron funcionarios.

Se esperaba el martes la llegada a la ciudad de camiones con agua embotellada y se advirtió a los vecinos que no bebieran ni cocinaran con el agua que les llega por tubería.

El sábado se derramaron hasta 189.000 litros (50.000) galones de petróleo por una fisura de un oleoducto de 12 pulgadas de diámetro propiedad de Bridger Pipeline Co., con sede en Wyoming.

Representantes de Montana y de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos dijeron que exámenes preliminares no mostraron motivos de preocupación, pero pruebas adicionales ordenadas después que los vecinos se quejaron de que el agua potable olía a petróleo o diesel revelaron el benceno.

Wesley Henderson, un trabajador petrolero de 36 años, dijo que compró cinco galones de agua después que su esposa notó un olor extraño proveniente del agua municipal. El lunes se emitió un aviso para que no se ingiriera el agua suministrada por la planta de tratamiento de la ciudad.

"Es muy molesto", dijo Henderson el martes. "Me enteré de la advertencia después que la estuve bebiendo. Me dolió el estómago todo el día de ayer. No sé si sólo estuvo en mi mente".

Shawn Edman dijo que los funcionarios debieron haber emitido la advertencia antes.

"Parece como una advertencia tardía", se quejó. "Dos días tarde".

Científicos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) dicen que los niveles de benceno están por encima de los recomendados para consumo a largo plazo, pero no representan una amenaza a la salud si se consumen poco tiempo.

Funcionarios federales, estatales y locales estaban trabajando en un plan para descontaminar el sistema de agua potable.

Otro oleoducto ubicado a lo largo del río Yellowstone en Montana derramó 238.000 litros (63.000 galones) de petróleo en julio de 2011. Un oleoducto de Exxon Mobil Corp. se rompió durante una inundación y el crudo se derramó en un tramo de 136 kilómetros (85 millas) de ribera del río.

Exxon Mobil está enfrentando multas federales y estatales hasta por 3,4 millones de dólares por el derrame. La compañía ha dicho que gastó 135 millones de dólares en la limpieza y trabajos de otra índole.