Nisman investigó en Chile conexión con caso AMIA

El fallecido fiscal argentino Alberto Nisman investigó en Chile una conexión iraní con islamistas chilenos e informó a la Corte Suprema local que el principal sospechoso del atentado a la mutual israelita en Buenos Aires viajó siete veces a este país, entre 1992 y 1997.

El periódico electrónico The Clinic tuvo acceso a las 500 páginas que Nisman envió a la justicia chilena en 2013. Doce de esas páginas se referían a chilenos que tuvieron contacto con agentes secretos iraníes, pero se reservó sus identidades.

En la oficina de prensa del poder judicial se dijo a la AP que el documento es verídico y que Nisman investigaba en Chile una conexión con el atentado en Buenos Aires en 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina, AMIA, que mató a 85 personas e hirió a más de 200.

Nisman indicó que el agregado cultural iraní en Buenos Aires, Moshen Rabbani, viajó en siete oportunidades a Chile, y que en las tarjetas migratorias puso diversas fechas de nacimiento. Agregó que Rabbani se vinculó a instituciones islámicas en este país y entregó dineros para la construcción de una mezquita.

Dijo que Irán, a través de Rabbani, sostuvo económicamente a centros culturales islamitas, como una forma de controlarlos.

Según sus indagaciones, agentes iraníes encubiertos, poco antes del atentado en Buenos Aires, viajaron a la capital argentina procedentes de Chile, Uruguay, Irán y Alemania.

Paralelamente a la difusión del documento, en esta jornada diputados oficialistas y opositores demandaron a la Cancillería que exija "una investigación internacional" en torno a la muerte de Nisman, encontrado sin vida el lunes en su departamento de Buenos Aires. Ese día tenía previsto presentarse en el Congreso argentino para entregar pormenores de una investigación que inculpaba a la presidenta Cristina Fernández y a su canciller Héctor Timerman, entre otros, de buscar la impunidad de los iraníes vinculados al atentado.