Knicks experimentan la extraña sensación de ganar

Carmelo Anthony y los demás jugadores de los Knicks abandonaron la cancha. Y por primera vez desde hace semanas, no iban cabizbajos.

Los abucheos que se habían convertido en una suerte de sonido ambiental en el Madison Square Garden fueron reemplazados por la voz de James Brown, que cantaba "I feel good".

Y sí, los Knicks se sentían bien, al lograr un inusitado triunfo.

Nueva York cortó una racha de 16 derrotas al vencer el lunes por 99-92 a unos mermados Pelicans de Nueva Orleáns. Anthony cargó a los Knicks con 24 puntos y nueve rebotes.

El español José Calderón logró su enceste más importante de una amarga primera temporada en Nueva York, un triple faltando 32 segundos de juego que dejó a los Knicks con una ventaja de cuatro puntos. Eso bastó para sellar su primera victoria desde el 12 de diciembre y el fin de la peor racha en la historia de la franquicia.

"Ha sido duro, hombre. Es una situación muy difícil. Somos humanos y resentimos esto", expresó Anthony. "Definitivamente, las emociones se acumulan cuando uno pierde partidos, pero seguimos concentrados en lo nuestro".

Langston Galloway añadió 21 puntos para los Knicks, dueños del peor récord de la NBA (6-36). También habían perdido 12 partidos seguidos como locales.

Tyreke Evans anotó 23 puntos y recuperó nueve rebotes para los Pelicans, que no pudieron contar con Anthony Davis y Jrue Holiday. Lograron asustar a los Knicks en el tramo final: de una desventaja de 15 puntos, se pusieron a dos a falta de dos minutos. Pero no pudieron anotar otra vez.

"Ellos habían perdido muchos partidos consecutivos y hoy dijeron, 'es suficiente''', comentó el base de los Pelicans, Quincy Pondexter.

También el lunes, James Harden aportó 45 puntos, incluidos 18 en el tercer periodo, para que los Rockets de Houston doblegaran 110-98 a los Pacers de Indiana.

Fue la 18va ocasión en la que Harden aporta al menos 30 unidades en un partido de esta temporada, y la cuarta vez que llega a los 40. El escolta estelar es el líder anotador de la NBA en la presente campaña.

Harden se recuperó después de anotar apenas 11 tantos el sábado, en el partido que Houston perdió 131-106 ante Golden State.

"Creo que hoy comenzamos el partido como deberíamos hacerlo en todos", consideró Harden. "Nos enfocamos en la defensa y en apoyarnos al ataque. Ellos no pudieron acercarse porque fuimos constantes".

Los Rockets ganaban por 10 puntos al intermedio y anotaron 33 puntos en el tercer periodo, gracias en buena medida a los triples de Harden, para estirar su ventaja a 20 unidades en el comienzo del último cuarto.

Indiana superó a Houston por 30-21 en el periodo final, y una ofensiva de cinco puntos sin respuesta acercó a los Pacers a ocho unidades cuando restaban dos minutos y medio. Pero Harden embocó siete tantos después de eso, para asegurar la victoria.

C.J. Miles sumó 23 puntos para liderar a los Pacers, que han perdido cinco compromisos en fila.

También por Indiana, el argentino Luis Scola jugó 22:16 minutos, con cuatro puntos, seis rebotes, dos asistencias y tres faltas.

En otros partidos, los Hawks de Atlanta vencieron 93-82 a los Pistons de Detroit, con 14 puntos del dominicano Al Horford; los Warriors de Golden State trituraron 122-79 a los Nuggets de Denver, para conseguir su 16ta victoria consecutiva como locales; los Cavaliers de Cleveland doblegaron 108-94 a los Bulls de Chicago, con 26 unidades de LeBron James, y los Hornets de Charlotte aplastaron 105-80 a los Timberwolves de Minnesota, para sumar siete triunfos en ocho duelos.

Además, los Raptors de Toronto derrotaron 92-89 a los Bucks de Milwaukee; los Mavericks de Dallas superaron 103-95 a los Grizzlies de Memphis; los Clippers de Los Ángeles se impusieron 102-93 a los Celtics de Boston, y los Wizards apabullaron 111-76 a los 76ers de Filadelfia.

Más tarde, los Trail Blazers de Portland terminaron con una seguidilla de tres derrotas consecutivas al imponerse a los Kings de Sacramento por 98-94 y los Suns de Phoenix propinaron su quinta derrota consecutiva, la segunda sin Kobe Bryant, a los Lakers de Los Ángeles por 115-100.