Fernández: "estupor e interrogantes" tras muerte de fiscal

La presidenta Cristina Fernández dijo el lunes que la muerte del fiscal Alberto Nisman genera "estupor e interrogantes".

En su primera referencia pública al trágico deceso, la mandataria deslindó al gobierno de toda responsabilidad y vinculó la muerte con el próximo inicio de un juicio contra ex funcionarios del gobierno de Carlos Menem (1989-1999), así como de ex funcionarios de la administración de justicia por presuntas maniobras de encubrimiento en la investigación del atentado contra un centro comunitario judío en Buenos Aires ocurrido en 1994.

"En el caso del ¿suicidio? del Fiscal a cargo de la causa AMIA, Alberto Nisman, no sólo hay estupor e interrogantes, sino que además una historia demasiado larga, demasiado pesada, demasiado dura, y por sobre todas las cosas, muy sórdida", dijo Fernández en una carta publicada en su sitio oficial de internet http://www.cfkargentina.com así como en su cuenta de Twitter.

Nisman fue hallado la madrugada del lunes en su departamento de Buenos Aires con un tiro en la cabeza horas antes de una cita en el Congreso en la que tenía previsto dar detalles sobre la acusación contra la presidenta Fernández. Según el fiscal, la mandataria lideró un plan orientado a encubrir a un grupo de iraníes acusados del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que causó la muerte de 85 personas y heridas a más de 200.

Fernández agregó que la muerte se produjo "curiosa y sugestivamente, cuando está a punto de iniciarse el juicio oral y público por encubrimiento, largamente demandado por la sociedad en general y los familiares en especial".

Este año serán juzgados como responsables de presuntas irregularidades para encubrir a los autores de la masacre el expresidente Menem, un ex juez federal y dos ex fiscales federales que investigaron el atentado desde el comienzo, un ex jefe de inteligencia y hasta un ex líder de la comunidad judía.

"Creo que los argentinos nos merecemos no ser tan subestimados en nuestra inteligencia y mucho menos cuando 85 víctimas y sus familiares todavía esperan justicia después de 21 años", dijo.

En la extensa nota titulada "AMIA, otra vez: tragedia, confusión, mentiras e interrogantes", la gobernante planteó una serie de interrogantes en torno a la muerte del fiscal: "¿Quién fue el que ordenó volver al país al fiscal Nisman el día 12 de enero, dejando inclusive a su pequeña hija sola en el aeropuerto de Barajas, interrumpiendo vacaciones familiares y licencia en el trabajo que habían comenzado el 1 de enero y debían finalizar más allá del 20?".

La mandataria también calificó de "una de esas raras casualidades" que el fiscal emprendiera el regreso al país al día siguiente de una multitudinaria marcha en París, de la que participaron varios líderes mundiales, en repudio al ataque contra la revista Charlie Hebdo.

Fernández también dijo que el Poder Judicial debe investigar "el hecho que sea un empleado de la fiscalía el que le suministra el día sábado el arma calibre 22 que le provoca la muerte. ¿Para defensa? ¿Un arma calibre 22? Cuando el fiscal vivía en la Torre Le Parc de Puerto Madero, con sistemas de vigilancia inteligentes, con códigos de ingreso, monitoreo de cámaras y custodia constante de Prefectura (guardacostas) y contaba además con custodia propia de 10 agentes de la Policía Federal".

Los dichos de Fernández sobre el arma contradicen a la fiscal que investiga la muerte de Nisman, Viviana Fein, quien más temprano aseguró que Nisman tenía el arma en cuestión desde "hace bastante tiempo".