Guatemala: emiten fallo por quema de embajada de España

Un tribunal guatemalteco dictará sentencia el lunes a un exjefe policial acusado de impedir la salida de las personas atrapadas en el incendio de la embajada de España en Guatemala en 1980, en el que hubo 37 víctimas.

Pedro García Arredondo está acusado de haber ordenado que policías y judiciales no dejaran salir a quienes se encontraban en la sede diplomática cuando se registró el incendio.

En el hecho falleció Vicente Menchú, dirigente campesino y padre de la Premio Nobel de la Paz en 1992 Rigoberta Menchú.

García Arredondo se declaró inocente en su última intervención ante el Tribunal. "Repito una vez más, soy inocente", dijo.

Según los testimonios aportados en el proceso, campesinos, indígenas, obreros y estudiantes ingresaron a la sede diplomática el 31 de enero de 1980 para denunciar las atrocidades que cometía el ejército en el marco de la guerra civil en Guatemala (1960-1996).

Los campesinos amenazaban con incendiar el lugar, pero la policía los roció con un líquido -que nunca se estableció- y tras un forcejeo se produjo el incendio.

Cuando acudieron los cuerpos paramédicos la policía no les permitió rescatar a la gente, supuestamente siguiendo las órdenes de García Arredondo.

Uno de los sobrevivientes del incendio fue el campesino Gregorio Yujá, quien fue trasladado a un centro médico de donde el mismo día fue secuestrado y posteriormente asesinado. También sobrevivió el entonces embajador Máximo Cajal y López, quien acusó a la policía de su responsabilidad en el hecho.

El Ministerio Público solicitó una pena de 1.240 años de prisión divididos en 30 años por cada una de las víctimas, 40 años por la tentativa de asesinato de dos sobrevivientes, 50 años por el asesinato de dos estudiantes que participaron del funeral de las víctimas y otros 40 años por delitos contra los deberes de la humanidad.

García Arredondo purga una condena a 70 años de prisión por haber dirigido la desaparición forzada de otros dos estudiantes de la universidad estatal.

Guatemala vivió un conflicto armado durante 36 años que dejó 200.000 muertos y 50.000 desaparecidos, según un informe elaborado por las Naciones Unidas.