Jezbolá entierra a miliciano muerto en Siria

Miles de partidarios de Jezbolá marcharon el lunes tras el ataúd engalanado con una bandera amarilla de un destacado combatiente muerto la víspera en lo que el grupo dijo fue un ataque aéreo israelí en Siria, con los puños alzados y coreando "muera Israel".

Teherán arrojó más leña al fuego al anunciar el lunes que un general iraní también murió en el ataque en los Altos del Golán junto a seis miembros de Jezbolá.

El ataque --que Israel no confirmó ni negó-- fue un golpe grave a Jezbolá, escaso de personal y hundido hasta el cuello en la guerra civil siria, donde sus milicianos combaten con las fuerzas del presidente Bashar Assad.

El emotivo funeral de Jihad Mughniyeh --hijo de Imad Mughniyeh, asesinado en Damasco en 2008, y uno de los seis combatientes muertos el domingo en el Golán-- probablemente acentuará las tensiones entre el grupo chií libanés e Israel, su archienemigo.

Jihad Mughniyeh es la baja más prominente de Jezbolá en Siria desde que la milicia se sumó al conflicto en 2012 para combatir con Assad contra la rebelión encabezada por sunís. Mughniyeh había aparecido en fotos junto al jefe de Jezbolá, jeque Hassan Nasralá, y al general iraní Ghasem Soleimani, reflejo de su prestigio dentro de la milicia.

Miles de personas salieron a las calles en el barrio Ghobeiri del sur de Beirut, un baluarte de Jezbolá, y decenas de hombres uniformados agitaban banderas amarillas de la milicia.

"Lo hicieron para atemorizarnos... pero nosotros decimos, '¡muera Estados Unidos!''', gritaron algunos, y se escucharon ruidos de disparos.

Jezbolá dijo recientemente que sus cohetes pueden llegar a cualquier punto de Israel, pero la muerte de sus seis combatientes fue un duro revés, que se suma a la confirmación la semana pasada que la organización arrestó a un alto dirigente que espiaba para el estado judío.

Jezbolá dijo que mataron a los seis cuando "inspeccionaban posiciones" cerca de la frontera controlada por Israel en el Golán, una meseta ubicada en la frontera entre Israel, Líbano, Jordania y Siria.

Teherán confirmó en la página web de la Guardia Revolucionaria que un general iraní también murió en el ataque israelí.

Dijo que el general Mohammad Ali Allahdadi se encontraba en Siria para dar "asesoría crucial" a los sirios que combaten al terrorismo, en alusión a los rebeldes y extremistas que combaten a las fuerzas de Assad. Dijo que Allahbadi será enterrado en los próximos días.